A Quintela lo volvió a traicionar la Ciudad de los Sueños: “Adoptó” un concejal “neoliberal”

Pasando en limpio los números, Ricardo Quintela roza el 80 por ciento de rechazo en la Capital. Está mucho mejor Florencia López, la de Aimogasta, que el mismo gobernador con domicilio en la ciudad.

Hoy el quintelismo relanzó su plan frustrado de la Ciudad de los Sueños. Se trata de gobernar en el principal departamento de la provincia con la caja del Gobierno. Por este motivo, Quintela paga el costo político para apropiarse de un concejal de la oposición, con el fin de tallar y dar de nuevo dentro del Concejo Deliberante.

El gobernador sabe que ya se “comió” un año de su gestión con pandemia y que el 2021 será más complicado que éste debido que deberá lidiar también con la interna propia del peronismo, ya que habrá muchos heridos a la hora de armar la lista oficial a diputados provinciales.

Ernesto Pérez, casado con Karina Becerra, fue claro al blanquear el pensamiento de líder espiritual del sector: “La torpeza política se paga con pérdida de mayoría en el cuerpo deliberativo, la astucia y la coherencia se paga con construcción de mayorías, no pasa por causas nobles como la de Género, es construcción o destrucción política, se noto la impericia de un sector, el otro se beneficia”.

Nadie del quintelismo tomó nota que desde el 10 de diciembre de 2019 deben gobernar una provincia. Pero es tal el dolor por su mal paso en la Municipalidad que el próximo objetivo será “minar” a Guillermo Galván, el viceintendente de Inés Brizuela y Doria. Hasta la intendenta elegida por el voto mayoritario en la Capital.

Con los números que hoy circulan en la Legislatura, Quintela no accede a un segundo mandato y quizás ya lo sepa. Por ello, avanza a paso agigantados para tomar el control de la Capital.

Ya había dado muestras de ese deseo cuando se fue a Buenos Aires para hacer todo lo posible que los recursos extras para los municipios en el presupuesto nacional llegarán directamente a la cuenta única de la Provincia.

En otras palabras, el quintelismo hace todo para irse en el 2023 o gobierna solo por cuatro años. Eso ha provocado una seria preocupación en el justicialismo que ve a la ciudadanía como ha tomado partido contra cualquier acción que lleve adelante el gobierno. Un claro ejemplo es el autocine en el autódromo.

Quintela como dice un ex gobernador no se actualizó para administrar los recursos del Estado provincial. Eso quizás tenga relación con la compra de colectivos para que estén parados hasta que pueda arrancar la empresa SAPEM o la adquisición de bicicletas, o un avión por dos millones de dólares. Todo es “Modo Intendente” o “Modo Capital”.

Más allá de eso, sostiene que no hay dinero para otorgar un aumento salarial, aunque Armando Molina dijo en Chepes que el anuncio será el 15 de diciembre con un bono incluido. Ya se habrán ganado los intereses de un año completo de gestión.

Lourdes Ortiz dijo: “Quienes militamos el feminismo desde la identidad peronista, hace tiempo que no habitamos mas en la incomodidad generada por las lógicas patriarcales” y agregó: “el concejal Herrera llegó al recinto representando los intereses del neoliberalismo, modelo que históricamente ha marginado a los sectores populares y disciplinado a mujeres y disidencias”.

Es otra contradicción más de la funcionaria del área de la mujer porque el edil en cuestión fue adoptado por su sector. Se suma a la derogación parcial de la Ley de Paridad de Género.

Hoy el cuerpo de concejales por mayoría rechazó los cargos imputados al edil Gerardo Herrera Gómez, entre ellos el de forcejeo, violencia, inducir al aborto, entre otros.

Los concejales que rechazaron estos cargos fueron: Carlos Machicote, Yolanda Corzo, Walter Montivero, Ximena Marenco, Facundo Puy, Diego Narvaez, Nelson Johannesen y el propio Gerardo Herrera Gómez.

En tanto que quienes votaron a favor del dictamen acusatorio fueron: Nazareno Rippa, Luciana de León, Nicolás Sánchez, Viviana Diaz, Pelagio Díaz, Mónica Villafañe y Enrique Balmaceda.

Los títulos generales de las imputaciones que resultan de los hechos probados son los siguientes:

1) Que el acusado producto de una discusión en la vía pública forcejea a la víctima  de la riñonera y la toma muy fuerte del brazo, provocándole un estado de llantos.

2) Que el motivo de la discusión es la circunstancia de que la víctima se encontraba embarazada, lo que no fue tomado de buena manera por el acusado.

3) Que el acusado expresa a la víctima el deseo de que se realice un legrado, lo que provoca a la víctima un estado de angustia profunda.

4) Que el acusado toma a la víctima en la vía pública de los brazos y la introduce en el vehículo por la fuerza.

 5) El acusado firma un acuerdo con la victima mientras se encontraba vigente una medida cautelar de restricción.

6) El acusado manifiesta en el acuerdo que solo se trató de un “enojo pasajero” y de “malos entendidos”, sin que constituya delito alguno.

7) El acusado intenta desligarse de lo ocurrido ante sus pares y culpabilizar a la victima de los hechos por encontrarse embarazada.

8) El acusado manifiesta falsamente que existe un “rectificación de denuncia” por parte de la víctima, lo que está prohibido por la ley.

9) Que el acusado intenta disuadir al personal policial manifestando que “no había pasado nada”, cuando ellos advirtieron que en realidad la víctima se sentía mal, por ello realizó la denuncia.

10) El acusado interviene en el juicio tramitado ante el juzgado de violencia de género y protección integral de menores N°1 sin negar los hechos denunciados por la víctima, solo afirma que no constituyen delito, y que no existen daños en el cuerpo ni en su salud.

El 18 de septiembre, Quintela “adoptó” al concejal Herrera Gómez. Hoy fue salvado por el quintelismo en cadena provincial y bajo la atenta mirada de propios y extraños.