En un Gobierno parado, Quintela ratifica a Armando Molina y Florencia López su pertenencia justicialista

Puertas adentro la interna fluye en cada despacho del Gobierno provincial. Todos hablan mal del otro, ya que la administración quintelista no arrancó y lo más preocupante que se termina el primer año de su gestión.

Ricardo Quintela argumenta que la pandemia hizo frustrar su plan gubernamental, pero hasta en el sistema sanitario no se produjo nada novedoso, es más, todo está igual que los anteriores gobiernos.

Mientras tanto, se profundiza la caza de brujas en la Casa de Gobierno (donde gobierna Armando Molina) y en la Residencia Oficial (donde está Quintela), ya que todos los días los funcionarios rinden ante el líder espiritual quien es más quintelista.

Quintela en su cuenta de Twitter resaltó que “cuando está él, no estoy yo; y cuando estoy yo, no está él. Los dos juntos no podemos estar porque somos lo mismo”.

En ese sentido, dijo que “él es mi hermano y está en las distancias y en los abrazos como este que nos dimos el día que cumplimos el sueño por el que tanto trabajamos ¡Feliz cumpleaños, Armandito!”.

De esa forma, ratificó al secretario general de la Gobernación, uno de los funcionarios más cuestionados del gobierno.

El secretario tiene como objetivo ser intendente de la Capital y Quintela en sus palabras le da la aprobación para que vaya más allá de su cargo, es decir contra la gestión de Inés Brizuela y Doria.

A su vez, el quintelismo potenció la figura de la diputada provincial Teresita Madera, con el propósito de opacar a la vicegobernadora. El quintelismo cree que la arauqueña no pertenece al Gobierno y se nota mucho en las acciones desde la Casa de las Tejas.

En los pasillos de la Legislatura circuló un sondeo de opinión, donde López está mejor que Quintela. Asimismo, un sector del oficialismo busca retacearle recursos a la titular del Poder Legislativo.

En ese marco y en su cuenta de Twitter, López afirmó que “soy Justicialista y decidí jugar en este equipo, di mi palabra y aquí estoy contra viento y marea”.

Y añadió que “hoy perdura en mi la misma esperanza, convicción y coraje que el comienzo”.