Entre febrero y septiembre se perdieron 1.274 fuentes laborales en La Rioja

El empleo registrado en el sector privado en el país mostró su primer crecimiento mensual en el año: fue del 0,1% en septiembre, luego de haber tocado un piso en abril (-1,7% mensual).

Además, se trata no solo del primer crecimiento en este año, sino también del primero desde abril 2018, y si bien es un crecimiento menor, es fundamental en un contexto donde era necesario cortar con la sangría en el empleo privado formal.

Estos datos se desprenden de un informe realizado por la consultora Politikon Chaco, en base a datos oficiales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, sobre la situación del empleo privado registrado para el mes de septiembre 2020.

A nivel nacional, en la serie sin estacionalidad, la cantidad de asalariados registrados del sector privado en septiembre 2020 totalizando 5,8 millones de personas, y la suba del 0,1% respecto al mes anterior equivale a la creación de 6.508 empleos en el sector privado en el mes.

Por su parte, en la comparación interanual conta septiembre 2019, se registra una caída del 4,4%, lo que equivale a una pérdida de 266.257 empleos registrados privados en el último año.

De este modo, septiembre se posiciona como el mes con el mejor comportamiento en términos desestacionalizados de variación de empleo, y a la vez mostró una importante desaceleración en la comparación interanual.

En ese marco, la situación en las provincias y la CABA muestra que son dieciocho las provincias que mostraron mejoras en términos mensuales y solo seis sufrieron retracciones.

La provincia de Tierra del Fuego registró la mayor alza (+3,6%), seguida por Misiones (+1%) y La Pampa (+0,7%). A su vez, otras doce provincias crecieron por encima de la media nacional, y tres lo hicieron en un mismo nivel. Por su parte, de las seis jurisdicciones que tuvieron caídas, lidera Jujuy con -1%.

En términos absolutos, la provincia de Buenos Aires incrementó la cantidad de asalariados privados formales en 1.867 personas, la mayor del país, pese a que términos relativos creció solo 0,1%; por su parte, el incremento del 3,6% de Tierra del Fuego equivale a 1.131 nuevos asalariados privados.

Entre estas dos provincias participan del 46,1% del total de nuevos asalariados formales privados en septiembre.

Por el contrario, la caída del 0,1% de la CABA equivale en términos absolutas a la pérdida de 2.065 empleos formales privados en el mes, el más alto en estos términos.

En Jujuy, por su parte, se perdieron 565 y en Tucumán 811, siendo estos tres los mayores.

De este modo, septiembre fue el mes con mejores comportamientos, que permitió a muchas provincias recuperar algo de terreno respecto a las pérdidas sufridas en los meses más duros de la pandemia, aunque todavía están lejos de volver a los mismos niveles.

De hecho, si analizamos la variación del empleo privado formal para el período febrero – septiembre, notamos que solo dos provincias tienen incrementos: Tierra del Fuego (+3,3%) y Misiones (+0,8%). Por lo cual, estos son los únicos dos distritos del país que pese a las fuertes caídas ocurridas entre abril y mayo particularmente, lograron recuperar puestos de trabajo y hoy tienen una variación positiva, que se traducen a la creación de 1.037 y 780 empleos, respectivamente.

El total nacional en este período muestra una variación negativa del 3%, con un total de 180.099 asalariados menos. En términos absolutos, la mayor caída se ve en la CABA, donde hay 62 mil asalariados menos en este período.

Finalmente, en la comparación interanual (vs septiembre 2019) solo una provincia tuvo incremento: Tierra del Fuego, con +1%; de las veintitrés jurisdicciones restantes, doce cayeron por debajo de la media nacional, dos a la par, y nueve por encima. De esas, solo una tuvo descensos de dos dígitos: Neuquén, que registró la mayor caída del país (-11,1%).

En términos absolutos, seis provincias tuvieron pérdidas de asalariados por encima de los diez mil, con picos como la CABA, donde hay casi 90 mil personas asalariados menos que hace un año; en la provincia de Buenos Aires, es de casi 53 mil personas asalariados menos, y en Santa Fe, de poco más de 20 mil, siendo estas las tres jurisdicciones con mayores caídas absolutas.