Esperan un renunciamiento histórico de Menem, pero el Grupo Talampaya no quiere que Florencia se vaya

Más allá de la vacuna por el COVID-19 hay vida dentro del peronismo, gobernante de La Rioja. La salud del senador Carlos Menem es agenda del Gobierno de Ricardo Quintela que espera que haya un renunciamiento histórico.

Menem tiene 90 años y creen que ya cumplió su ciclo político. La familia del ex presidente no piensa lo mismo, como así también los adeptos que tienen presente la vida política de Menem.

El gobernador busca activar su representación en el Congreso de la Nación, especialmente en el Senado, ya que hasta hoy no es consultado desde la Casa Rosada sobre la sanción de leyes por la simple razón que la mayoría de los legisladores no le responden directamente.

Quintela busca (hasta se lo habría dicho) que la vicegobernadora Florencia López ocupe el lugar de Menem en el Senado. La arauqueña es la suplente y luego le sigue el ex ministro bederista Ricardo Guerra.

Sin embargo, el silencio Grupo Talampaya no avala la decisión quintelista. Esa agrupación fue que lanzó a López como precandidata a gobernadora por el Justicialismo en el Gobierno de Sergio Casas. Se trata de la mayoría de funcionarios, intendentes y diputados, que actualmente están con vida dentro de la estructura de Quintela.

El Grupo Talampaya cree que si Florencia López se va a Buenos Aires será el final de su carrera política. Hay que preguntarle a Julio Martínez, actual senador opositor.

López tiene muchas obstáculos del propio quintelismo, pero está en La Rioja y fundamentalmente en la línea sucesoria de Quintela.

Días pasados fue gobernadora por un día, a raíz que el gobernador se fue a Buenos Aires.

El Grupo Talampaya, conformado por ex casistas, cree que López es la renovación del peronismo, especialmente por su edad, a pesar que ya ocupó los cargos de concejala, intendenta y diputada por el departamento Arauco.

Es más dicen que la vicegobernadora es el punto generacional (renovación) del justicialismo, que viene desde hace un tiempo perdiendo terreno, como ha sucedido en Capital y Chilecito. Las legislativas del año que viene son ya un dolor de cabeza para el peronismo gobernante.