Quintela e Insfrán fueron los dos únicos gobernadores que no informaron cuánto perciben

Los gobernadores de La Rioja y Formosa fueron los dos únicos que no informaron cuánto perciben de salarios por mes. Se trata de Ricardo Quintela y Gildo Insfrán que se negaron a brindar dicha información que debería ser pública.

Así surge de un relevamiento realizado por Infobae en el marco del informe ¿Cuánto ganan los gobernadores de las 24 provincias argentinas? A pesar del consenso generalizado sobre la necesidad de transparentar el uso de los recursos públicos y la ya extendida digitalización administrativa, ese dato actualizado no está accesible en la web en el 80% de los distritos.

Muy pocas provincias en Argentina ponen en práctica una “transparencia activa” amplia, que implica publicar de forma accesible a través de la Web la mayor cantidad de información sobre la gestión y el manejo presupuestario. La mayoría de los distritos tienen portales de “Datos Abiertos” en sus páginas oficiales, pero la información disponible es limitada, cuando no nula.

En abril, Quintela informó -al igual que Manzur- que donaría el 100% de su sueldo para enfrentar la pandemia, en tanto sus ministros y secretarios donarían el 50%. “Fue el primero en anunciarlo”, le aseguró a Infobae la secretaria de Comunicación y Planificación Pública de La Rioja, Luz Santángelo. La medida regiría por tres meses. Sin embargo, el mandatario peronista no dijo a cuánto ascendía su salario.

El monto de sus ingresos como gobernador es el “secreto mejor guardado” en La Rioja, dicen quienes están enfrentados políticamente al mandatario.

Como en otras provincias con opacidad informativa, no hay datos sobre los salarios públicos ni en el sitio del gobierno de La Rioja, ni en su link de “Transparencia”, ni en el de “Datos abiertos”. Infobae consultó a Santángelo a mitad de la semana, y si bien quedó en averiguar, finalmente no brindó la información y dejó de responder los llamados.

El sueldo básico del gobernador de acuerdo a la escala salarial vigente es de $31.092, según pudo averiguar Infobae. “Sobre eso, las autoridades superiores del gobierno provincial tienen un ítem remunerativo del 120% y después tienen otros ítems que engrosan el salario. El sueldo estaría entre 100.000 y 105.000”, le dijo una fuente.

Pero los consultados coinciden en que ese monto es “irrisorio” para un gobernador. “Lo que figura en blanco en el recibo de sueldo del gobernador es una gran mentira. El gobernador maneja una cifra inmensa de gastos reservados. Se niegan a informar el monto. Son mayoría en la Cámara de Diputados (los legisladores del Frente de Todos) y nunca aceptaron los pedidos de informes”, se quejó un referente opositor – que pidió reserva de su nombre – sobre cómo se maneja el oficialismo en La Rioja.

El mandatario peronista fue electo al frente de la gobernación por el Frente de Todos el año pasado. Había sido diputado provincial y nacional por su provincia entre 1997 y 2003, y ex intendente de la ciudad de La Rioja entre 2003 y 2015. Volvió a ser electo diputado provincial en 2017 hasta asumir la gobernación.

“Quintela es un gobernador que adónde va y recorre, lleva dinero contante y sonante, y lo entrega como si fuera un capataz de una finca. Cualquiera puede ver que dispone de recursos ilimitados. Hay mucha gente que le pide dinero, y él les entrega efectivo. Y eso lo sabe cualquiera en la provincia”, le aseguró otro dirigente no peronista a Infobae.

La declaración de bienes de Quintela -al menos en una versión sucinta- debería estar publicada en el Boletín Oficial de la provincia, pero tampoco aparece. El mandatario no accedió a brindarla cuando este medio se la pidió a principios de mes. “Acá no hay acceso a la información pública en absoluto”, coinciden las distintas fuentes consultadas de la oposición.

Entre esa información que no está accesible figura el manejo de los recursos presupuestarios. “La semana pasada se sancionó el Presupuesto provincial. Ingresó a la Cámara una semana antes y nunca se agregaron los anexos y desagregados, o sea que solo estaban los números generales. Ni los diputados de la oposición pudimos tener acceso. Esto es una conducta reiterada en la provincia. La mayoría oficialista en la Cámara aprueba todo a libro cerrado”, le dijo a Infobae el diputado Juan Amado, presidente del Bloque Juntos por La Rioja.

“Nunca hubo en la legislatura provincial un informe trimestral de la ejecución presupuestaria, pese a que es una obligación constitucional. Ni tampoco el informe de la ejecución del año anterior. Ese es el panorama que tenemos en la provincia”, se lamentó el diputado opositor.

Pese a esta negativa y la cerrazón informativa que caracteriza a esas provincias, se reveló por primera vez cuánto gana el mandatario puntano: Alberto Rodríguez Saá tiene un salario bruto mensual de $359.216. En los 37 años desde el retorno democrático, de los cuales 30 la provincia estuvo gobernada por los hermanos Rodríguez Saá, nunca se supo hasta ahora cuál era el sueldo del principal funcionario del Ejecutivo de San Luis.

Alberto Rodríguez Saá es el que más gana de los mandatarios provinciales. Incluso por encima del salario del presidente de la Nación, Alberto Fernández, cuyo sueldo es de $354.694.

Otros cinco gobernadores también tienen salarios en bruto por encima de los $300.000: Mariano Arcioni, de Chubut ($346.651), Axel Kicillof, de la Provincia de Buenos Aires ($342.916); Gerardo Morales, de Jujuy ($329.687); Arabela Carreras, de Río Negro ($315.701); y Omar Perotti, de Santa Fe ($314.219).

En el caso del tucumano Juan Manzur, se consultó a la encargada de prensa de la gobernación, Mariana Lucenti, quien se disculpó por no poder brindar el dato. Pero en abril, el diario La Gaceta publicó que el mandatario tucumano cobra en promedio $287.500 mensuales brutos.

Los que menos perciben son Jorge Capitanich, de Chaco ($130.963); Alicia Kirchner, de Santa Cruz ($129.054); y Oscar Herrera Ahuad, de Misiones ($126.119).

El promedio de los 22 salarios brutos de los gobernadores analizados por Infobae es de $241.476. Como denominador común suelen ser inferiores a los de los miembros de los tribunales superiores de Justicia de las provincias.

En mano, después de los descuentos de aportes jubilatorios, de la obra social y por el impuesto a las Ganancias, en octubre, el que tuvo un sueldo más alto fue el mandatario jujeño ($253.657), y el que menos, el gobernador misionero ($86.670).