Zulemita Menem será candidata a diputada nacional de Alberto Fernández en La Rioja

El presidente Alberto Fernández decidió que Zulemita Menem sea candidata a diputada nacional de su sector en La Rioja.

Así lo informó el diario porteño Clarín en la nota titulada “Ejecuten a Horacio Rodríguez Larreta, el consejero de Zulemita Menem y la interna Alberto Fernández-Cristina Kirchner por las PASO”.

Allí el periodista Ignacio Zuleta, firmante de la nota, explica que “el Gobierno avanza contra los fondos de la Ciudad. La hija del ex presidente suena como candidata. Puja en la Rosada por las primarias”.

Según Clarín, “el ensayo más audaz es haber logrado que Zulemita Menem acepte ser candidata a diputada nacional por La Rioja en las próximas elecciones, de la mano de Alberto. Ese pergeño explota el relieve que el nombre Menem tiene en esa provincia y en otras de la región. Ni qué decir el potencial que tiene en este momento de la emergencia de salud que transita Carlos Menem”.

En ese sentido, explica que “comparan el caso con el fenómeno de opinión que se creó en torno a Raúl Alfonsín cuando tuvo el accidente en junio de 1999, pocos meses antes de las elecciones que ganó la Alianza. En aquellos momentos llegó a tener marcas de apoyo en encuestas semejantes a las que había tenido en 1983 cuando fue elegido presidente”.

Y resalta que “hay aún quien cree que Cristina de Kirchner reeligió con comodidad en 2011 porque había enviudado. Zulemita tiene una relación especial con Alberto y ella ya acompaña a su padre con formato político. Tiene un consejero político ligado a la historia del menemismo: Pablo Elías, hijo de Aldo, que fuera el dueño del hotel Presidente, donde vivió el riojano”.

Mientras tanto, parte del proyecto albertista es promover la suspensión de las PASOpara elegir candidatos. Se cumple un año del adelanto de Clarín (5 de enero de 2019: Las PASO en revisión…) y desde entonces el debate sigue abierto. Olivos logró que los gobernadores lo pidan, porque son caras e inútiles para elegir candidatos.

Las PASO, además, tienen un alto desprestigio en cualquier encuesta. Si se cancelasen, Alberto podría, sentado en una mesa con otras tribus del peronismo, colar algunos nombres propios en las listas de algunos distritos. Crear una línea propia es una exigencia de la vida interna, y eso se logra, en el caso de Alberto, mediante el uso de la lapicera.

Si hay PASO, el peronismo licuaría cualquier intento de los delegados de Alberto por intervenir en las listas. Todos titularíamos: “Alberto no pudo colocar a ningún candidato”. Hay antecedentes. Aun en el mejor momento, Menem no pudo poner mucha gente propia en las listas de Buenos Aires. Mario Cámara era uno de sus delegados, y logró una banca, pero cuando quiso que Gustavo Béliz fuera diputado por Buenos Ares -en un buen momento de prestigio del hoy asesor presidencial- Duhalde lo bajó de un plumazo de las listas.