Aumento salarial que se cobra desde marzo se devalúa por inflación del 2020 e incrementos de nafta

El anunciado aumento salarial del 50% para los empleados públicos de La Rioja se devalúa a pasos agigantados hasta marzo que se cobrará la primera cuota.

El porcentaje baja rápidamente por la inflación del año pasado, donde no se otorgó ninguna mejora, como así también por los aumentos de los combustibles que se trasladan directamente a los precios de la canasta familiar.

Según informó el Gobierno riojano, el anunciado aumento salarial que se conoció el 30 de diciembre de 2020 se pagará en tres tramos en el 2021: 19% con el sueldo de febrero a cobrar en marzo, 12% en junio a percibir en julio y 19% en septiembre para acreditarse en octubre.

Los riojanos se amanecieron este martes con que la empresa YPF aumentó el 2,9% las naftas y el gasoil en el quinto día del año.

Cabe recordar que a finales del año pasado también YPF sumó un nuevo aumento: fueron unos 80 centavos promedio por litro y así se transformó en el sexto incremento en 2020.

En un hecho histórico para un gobierno justicialista en La Rioja, en todo un año, el 2020, no se otorgó un incremento de haberes a los empleados públicos, ya que se argumentó que la prioridad de los recursos era para afrontar la pandemia.

Sin embargo, el gobierno nacional envió fondos COVID-19 a todas las provincias argentinas.

De acuerdo con las estimaciones de la consultora Orlando Ferreres, la inflación se aceleró al 3,6% en diciembre. De este modo, los precios acumularon una suba del 33,6% en 2020.

Mientras tanto, la inflación núcleo (que no tiene en cuenta ni efectos estacionales ni los precios regulados por el Gobierno) avanzó a un ritmo mensual del 3,8% marcando un aumento anual del 35,7%, según la consultora Orlando Ferreres.

El gobernador Ricardo Quintela había dicho que “la recomposición salarial es una meta de gobierno desde el inicio de nuestra gestión y será a partir de febrero de 2021, algo inédito en la historia de la provincia porque siempre se daba en marzo. Es una decisión muy importante en materia financiera y que no se había adoptado en ningún otro gobierno de los que me antecedieron”. 

Al respecto, Quintela había remarcado que “como vemos la intención de nuestro Gobierno es superar en esta pauta de incremento 2021 a la inflación prevista a nivel nacional para el próximo año. Es decir que el incremento otorgado se ubica 20 puntos por encima de la inflación que se proyecta para el próximo año”.

No obstante, el gobernador no dijo nada que no había dispuesto un incremento salarial en todo el 2020, salvo los bonos, como pasó con las anteriores administraciones provinciales.