Quintela en busca de la agenda política pérdida: Quiere reformar la Constitución

La política le pasa factura al gobierno de Ricardo Quintela: más allá de ser la administración que más recursos recibió en el 2020 y seguirá en esa línea en el presente año, no tiene iniciativa política. Es decir, es un gobierno millonario sin poder político.

Quintela desayunó este martes con un grupo de periodistas (que respaldaron a su vez la gestión de la Secretaría de Comunicación) para detallar las acciones que llevará adelante y encargarse además de defender a su amigo, el secretario general de la Gobernación, Armando Molina, por los trascendidos de los pasillos empresariales.

Molina está en boca de todos y Quintela cree en su “hermano del alma”.

En la Residencia Oficial, anunció que convocará a los sectores políticos de la oposición para impulsar una reforma constitucional, aunque el inicio del 2021 es similar al anterior por la pandemia. El presidente Alberto Fernández convocó a los gobernadores por el rebrote del COVID-19.

El compromiso del gobernador es eliminar las colectoras que han sido una salvación electoral para el justicialismo desde 1983 a la fecha, a través del sistema de dividir al oficialismo en cada uno de los departamentos para que la verdadera oposición no tenga posibilidades de acceder al poder.

Tiene en carpeta unos ocho puntos a reformar, pero el fondo es que en las elecciones legislativas de octubre (nacionales y provinciales unidas) todo el peronismo trabaje para juntar votos en la provincia. La ministra Gabriela Pedrali sería la cara electoral, pero no está consensuada con Cristina Fernández de Kirchner.

Quintela también fue quien avaló la eliminación de las elecciones PASO nacionales (en La Rioja no se aplica para los cargos provinciales). Sin embargo, el Ministerio del Interior de la Nación avanzó este martes con un cronograma para convocar los comicios en agosto, ya que fue una idea de la actual vicepresidenta (hasta ahora no le dio una foto al oficialismo riojano).

Mientras diseña su plan político, los conflictos permanecen frente a la Casa de Gobierno, como el reclamo de los choferes de la empresa San Francisco, que el quintelismo no le renovó el contrato para que continúen con el servicio en la Capital, cuya potestad debería ser de la intendenta Inés Brizuela y Doria.

Para el gobierno, el coronavirus mantendrá la guardia alta y por eso, no se realizará la Fiesta de la Chaya en el autódromo. El ministro de Turismo, Gustavo Luna, quiere filmar chayas familiares para retransmitirlas en la TV Pública.

Esa iniciativa se dará en febrero, mientras que al mes siguiente debe volver el calendario escolar. El gobernador cree que las clases serán semipresencial.

Tras un año de gestion, Quintela no tiene ninguna obra pública con su firma. Todo lo entregado o relanzado vienen desde las administraciones de Sergio Casas y hasta Luis Beder Herrera, a quien el gobernador resaltó en el desayuno con los periodistas. El ex gobernador puede regresar a la actividad política e institucional, a pesar del rechazo del quintelismo puro y/o familiar.

En ese marco, el gobierno lanzará un plan de viviendas y avanzará con la erradicación de ranchos mejorados, considerado como Plan Angelelli.

Aquejado con los sondeos de opinión, Quintela tiene el desafío de salir airoso en las elecciones legislativas, especialmente en la Capital. Es uno de los tres gobernadores menos catalogados y un traspié podría poner en peligro su reelección y hasta la continuidad del peronismo en el poder.

Por este motivo, llamará a los peronistas excluidos, aunque ya armaron un frente opositor que empezó a tomar color a fines del año pasado.

El gobernador no sabe si romper o no con la jefa comunal capitalina. Brizuela y Doria es una de las dirigentes mejor posicionadas, ya que el pasado no la condena, pero la gestión empezará a surgir este año. Los PEM, una creación amplificada por el quintelismo, es otro bumeran.

Por ello, cuando avanza con iniciativas, luego sale el quintelismo a criticar a la Municipalidad. La sociedad del principal departamento ya le viene dando la espalda al peronismo desde hace tiempo, como la ciudad de Chilecito.

Por ahora prepara la segunda reunión de la Liga de Gobernadores del Norte Argentino entre el 21 o 22 de este mes con la posible presencia del presidente Alberto Fernández, quien dio señales para que Zulemita Menem sea candidata a diputada nacional. Fue un balde de agua fría que llevó a través de Clarín.

Estaba molesto por las vacaciones de algunos funcionarios, ya que los problemas no se toman receso. Hubo cortes de luz, problemas con el agua, y la crisis sanitaria está entre nosotros. Algunos no avalaron el turismo interno, solo fue un slogan.