Las contradicciones de La Rioja: Es la provincia que más fondos por habitante recibe, pero la realidad social es otra

Si uno estaría sentado en un café porteño y observa todos los informes económicos de las provincias se encontrará con una coincidencia generalizada: La Rioja es la provincia que más fondos nacionales recibe por habitante en todo el país.

Es fácil entender: es una jurisdicción de menos de 400 mil habitantes y la Nación no solamente envía los recursos por coparticipación federal sino también financia toda la obra pública, también transfiere fondos extracoparticipables (por el famoso punto de coparticipación que perdió Carlos Menem cuando era gobernador riojano) y en el 2020 además llegaron los fondos COVID-19.

Es decir que los fondos no son escasos, todo lo contrario y así lo demuestra el último informe de la consultora Aerarium, donde La Rioja le discute a la provincia de Buenos Aires la transferencia de coparticipación federal junto a las transferencias discrecionales el año pasado.

Leer más

El Gobierno compró rollos de nylon por $7 millones y barbijos por casi $5 millones

En el 2020, el Gobierno de La Rioja se dio el lujo de no otorgar un incremento salarial a los empleados estatales y de esa forma, “ahorró” casi un 40% de fondos al considerarse el porcentaje de la inflación anual.

Es más realizó compras hasta inéditas a nivel mundial, como armar una empresa de transporte totalmente nueva en plena pandemia (cuando se quejaba por los fondos), entre los $61 mil millones que manejó la administración de Ricardo Quintela el año pasado.

Leer más

La Rioja recibió donación de 25.000 pares de ojotas para personas de bajos recursos

Hasta el Poder Ejecutivo recorre el interior con el Plan “Papá Noel”: lo único que lleva son decretos de nombramientos, en otras palabras incrementar la masa de empleados estatales. Les deja cientos de problemas a los intendentes, ya que la masa de precarizados supera los 20 mil.

Las políticas de desarrollo provincial no están y se ven que no estarán, ya que este año todo parece que seguirá igual.

Lo más preocupante que La Rioja es la provincia que más recursos pér capita recibe, pero la realidad es otra. Fue la provincia donde más cayó la venta en los supermercados (la gente no compra comida), como así también en la construcción y otros parámetros que informa mensualmente el INDEC del presidente Alberto Fernández.

Leer más

Desarrollo compra módulos alimentarios en forma directa por $14 millones

No hay que olvidarse que es la provincia que tiene los sueldos estatales más bajo. Se anunció un aumento que llegará devaluado en marzo (todavía falta la inflación de enero y febrero).

Hasta con las provincias del Norte Grande, La Rioja es la más favorecida con un detalle importante: triplica en fondos a las demás, como Formosa, Catamarca, entre otras.

Teniendo en cuenta que la pandemia destruyó la economía mundial, la provincia no ha hecho nada para prepararse de salir de este laberinto.

No existe ninguna iniciativa propia, ya que todo viene de las anteriores gestiones de Luis Beder Herrera y Sergio Casas respectivamente. Es más las obras que hoy se inauguran o se anuncian habían surgido de la presidencia de Mauricio Macri, que ganó en la capital riojana como en la ciudad de Chilecito.

Por donde se mire, La Rioja tiene un gobierno millonario. Nunca en la historia un gobernador manejó la torta de recursos que se dio el año pasado con una administración pública, en su mayoría, en la casa. Es decir, no hubo gastos extras.

Eso sí, la realidad es distinta a tan solo un par de cuadras de la Plaza 25 de Mayo con un gobierno que lo administra que un grupo selecto de dirigentes que vienen desde hace 30 años y siguen con viejas prácticas que hasta los más humildes ya hoy no “compran” el discurso que “La Rioja es pobre”.