Febrero, un mes de toma de decisiones: regreso de estatales, chayas barriales, clases presenciales y gobernar

Febrero será un mes clave para el gobierno de Ricardo Quintela, ya que deberá tomar decisiones de gestión en el marco de la pandemia. El COVID-19 frenó a la provincia y llevó a la mayoría de los empleados estatales a sus hogares por prevención.

Pero desde marzo del año pasado a la fecha no cambió nada, por lo cual habrá que saber qué sucederá con la administración pública provincial.

Según el decreto 1.633, los agentes públicos tienen que presentarse el 12 de febrero en sus lugares de trabajo, mientras que actualmente el Estado riojano funciona con guardias mínimas. Nadie se atreve a decir cómo será la vuelta de los empleados estatales.

En ese marco, el Gobierno asegura que en febrero habrá nueva empresa de transporte urbano de pasajeros, a través de la firma estatal Rioja Bus con una inversión sola en micros de 10 millones de dólares, al tiempo que se deberá poner en marcha el boleto estudiantil gratuito (una erogación importante para el gobierno) y seguramente otros sectores reclamarán que sea subsidiado sus boletos.

Al lanzarse la empresa Rioja Bus también se debe actualizar el boleto urbano de pasajeros que será un impacto para los alicaídos salarios, que recién en marzo verán la primera cuota del anunciado aumento anual del 50%.

Cabe recordar que durante el 2020 no hubo incremento de haberes públicos.

Mientras el Gobierno piensa cómo será la modalidad de trabajo en la Administración Pública tendrá además que busca una estrategia de prevención frente al «febrero chayero».

Según el Ministerio de Turismo, este año no se realizará el tradicional Festival de la Chaya, aunque habrá programas televisivos especiales. Sin embargo, las juntadas en los barrios estarán en el orden del día no solo en la Capital sino también en el interior, especialmente en Chilecito.

El ministro Turismo y Culturas, Gustavo Luna, manifestó que desean generar un programa televisivo tres o cuatro días y promocionar los atractivos turísticos de La Rioja.

Por este motivo, otra vez surge la pregunta qué cambio desde marzo de 2020 a la fecha: nada en materia de la pandemia.

Asimismo, el ministro de Educación de La Rioja, Ariel Martínez, confirmó que las clases se iniciarán el 8 de marzo, aunque aún no se decidió si serán presenciales, virtuales o combinadas.

Al respecto, dijo que “las estrategias pedagógicas avaladas por el Consejo Federal de Educación son la presencialidad, la virtualidad y las estrategias combinadas, pero debo reconocer que aún no hemos definido en la Provincia cómo será”.

Martínez además explicó que “vamos a analizar la situación epidemiológica de cada distrito o departamento, tras lo cual se resolverá la modalidad y qué estrategia pedagógica será utilizada para garantizar el mejor dictado de clases”, agregó.

Ese marco será para relanzar el Gobierno de Quintela que sintió la pandemia, pese que fue el que más recursos nacionales recibió por habitante.

En marzo se podrá en práctica el aumento salarial que tiene ya en contra el 36% de la inflación de año pasado y los sucesivos aumentos de precios de combustibles que se trasladan a los precios de la canasta familiar.

Ante ello vendrá la hora de gobernar con o sin pandemia que lo llevará a las elecciones legislativas de octubre, que serán las primeras para la administración quintelista. El peronismo reconoce que sin 2021 no habrá 2023 para hablar de otro período.

El departamento Capital es un dolor de cabeza para el oficialismo desde hace tiempo y en las legislativas se suma la ciudad de Chamical que acompaña poco al justicialismo.

Así se presenta el segundo mes del año para el Gobierno riojano. No se tiene en cuenta la deuda por el Bono Verde, un plan de obras públicas, mejoras en la coparticipación para los municipios, las internas entre funcionarios, los enojos de los socios políticos y el día a día de cualquier oficina de la Casa de las Tejas.