El pasado bederista opaca el futuro quintelista: La Seis, la finca de las grandes obras en Chilecito

El Gobierno había dispuesto poner en el freezer los casinos en La Rioja, ya que el proyecto del quintelismo es primeramente estatizar el juego y luego surgió la iniciativa que se vayan de la vuelta a la Plaza 25 de Mayo.

La pandemia casi los cerró y hoy demuestra que será la última actividad en volver debido que el desembarco se dio en tiempos bederistas.

Sin embargo, el quintelismo tuvo que hablar al grupo de los casinos para que le “preste” el hotel de cinco estrellas que tiene en Chilecito para que sea el bunker de dos días por la visita presidencial y de los gobernadores del Norte Grande.

Alberto Fernández bajará en la pista de Anguinán, la que está al frente de la Finca La Seis, que recluía a todo el peronismo en el gobierno bederista.

Luego el presidente se trasladará al macro centro chileciteño y deberá pasar por empresas estatales, denominadas como SAPEM en el bederismo, y sacarse una fotografía oficial en el famoso Cristo, creación del hoy desempleado Luis Beder Herrera.

Cada cosa que toca el quintelismo tiene aroma bederista, como pasa con el innombrable Superdomo, hoy bunker capitalino del actual gobierno.

La campaña de desprestigio la padeció el ex ministro de Infraestructura y ex vicegobernador Néstor Bosetti, quien fue una de las caras de la construcción de ese mega emprendimiento estatal. Quintela y la ministra Gabriela Pedrali están hoy a gusto con el Superdomo.

Para Chilecito, Beder Herrera fue su gobernador, aunque no lo haya acompañado permanentemente con el voto, ya que debió lidiar especialmente contra el senador opositor Julio Martínez.

Pero es el hombre de las obras como el Cristo, las SAPEM (Agro Andina, entre otras), la llegada del grupo inversor brasileño a la ex curtiembre de Nonogasta (hoy se quieren ir o ya se fueron), de la ruta de la producción, de la cuesta de Miranda, remodelación del Cable Carril, Parque de la Ciudad, funcionarios, de los nuevos barrios, hoteles, casinos y hasta que cada fin de semana se hable de Anguinán, donde está afincada La Seis.

Este martes llega Alberto Fernández a la tierra de su niñez porque le recuerda a su padre como lo ha insistido en estos últimos meses. Estará rodeado por funcionarios que ocupan cargos desde la época del ex gobernador Ángel Maza, que días pasados fue recibido por el secretario general de la Gobernación, Armando Molina.

Habrá mucho aroma de poder por 48 horas en la Perla del Oeste como pasaba cuando todos un sábado o domingo desde las 7 de agolpaban en el portón de La Seis “para hablar con el Doctor”.

Cuando se vaya el Presidente también mirará la construcción del camino montañoso entre Anguinán y Pampa de la Viuda en Sanagasta. ¿Que será de la vida de Cristina Fernández de Kirchner?.