Los hermanos Brizuela y Doria lo que preocupa al quintelismo y no le disgusta a la Nación

Rodrigo Brizuela y Doria es el anfitrión de la convite político en Chilecito, a pesar del retraso en la llegada del presidente Alberto Fernández, quien hará una parada previa en San Juan, tras el fuerte sismo.

El intendente chileciteño se puso el mejor traje para recibir a la embajada de funcionarios nacionales y provinciales, como así también jefes comunales y legisladores en el marco de la pandemia. Hasta es anfitrión de su hermana, su par en la Capital, Inés Brizuela y Doria, ex senadora nacional por Juntos por La Rioja.

El caso de los hermanos Brizuela y Doria se da una particularidad política: Rodrigo es peronista e Inés es radical. Hoy se mostraron con el poder central, a través del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del ministro del Interior, Eduardo de Pedro.

La intendenta capitalina tiene en sus filas a la ex senadora kirchnerista Teresita Luna, que también fue vicegobernadora y hoy es la secretaria de Gobierno municipal.

El gobierno nacional tuvo un gesto monetario con los intendentes, especialmente con Inés Brizuela y Doria, ya que no tocó un artículo en el presupuesto nacional donde las Intendencias riojanas reciben fondos directamente desde la Nación. Hubo un trabajo también de los diputados nacionales Felipe Álvarez, Sergio Casas y Danilo Flores.

Ese artículo puso en alerta al Gobierno de Ricardo Quintela, ya que el problema no es el monto sino la decisión política del presidente.

El quintelismo potencia al legislador Ricardo Herrera para hacerle sombra a Rodrigo Brizuela y Doria en Chilecito, mientras que el secretario general de la Gobernación, Armando Molina, hace la misma misión con Inés Brizuela y Doria en la Capital.

Mientras eso sucede, los hermanos Brizuela y Doria tienen los despachos abiertos en la Casa Rosada porque el Presidente busca tener poder propio en cada una de las provincias.