La pelea entre Armando y Ariel con un final impredecible

Dentro del gobierno de Ricardo Quintela existe una pelea de egos que repercute en la cuestión política, fundamentalmente en el armado electoral de cara a las elecciones legislativas de este año.

Armando Molina creó cuerpo dentro de la Casa de Gobierno, a través de la caja del Ministerio de Hacienda, aunque es “relojeado” por el jefe de Gabinete, Juan Luna Corzo. El secretario general de la Gobernación busca ser intendente de la Capital en el 2023 y por ello, financia su propia tropa política y periodístics. Tiene un cuerpo de tarea para limar a sus posibles contrincantes, fundamentalmente a Ariel Puy Soria, ministro de Vivienda.

Puy Soria busca ser el armador capitalino, lo que genera celos y rechazo del quintelismo familiar y puro; por lo cual, se potencia una pelea política dentro del gobierno de Quintela.

A decir verdad, el gobernador no tiene referentes de peso en el principal departamento, donde el peronismo perdió en manos de la radical Inés Brizuela y Doria. Hoy los referentes están de vacaciones y la mayoría se fue a Cariló.

Ser armador es sinónimo de caja, por lo cual el armandismo no avala que Puy Soria se parezca a lo que realizaba en la Gobernación de Sergio Casas y hasta en la administración de Luis Beder Herrera. Por este motivo, aparecen mensajes de quien es más quintelista que otro.

Molina y Puy Soria tienen ambiciones similares y con solo observar las redes periodísticas se puede analizar como se arma el cielo quintelista. Hay acusaciones cruzadas subterráneas y sonrisas mentirosas sobre el buen clima dentro del gobierno que repercute en el corazón del Justicialismo.

El ministro de Vivienda fue desautorizado por el armandismo por su cena con Brizuela y Doria, la cara de Juntos por La Rioja, aunque debe haber sido informado previamente Quintela.

El secretario ya quiere ser condecorado como intendente de la Capital sin las urnas y por este motivo, se muestra con actividades en el departamento, como la ciclovía al costado del country del Golf, la avenida de Los Cactus, la conformación de la empresa Rioja Bus y el boleto estudiantil gratuito.

A la postre son todas iniciativas relacionadas al frustrado plan Ciudad de los Sueños que no pudo plasmar Quintela cuando fue intendente. Ahora se piensa que con la caja del Gobierno se puede avanzar para quedarse con todo el poder.

Puy Soria ve que la avanzada de Molina le hará daño al peronismo, ya que la mayoría de dirigentes están afuera y puede terminar siendo los principales opositores en octubre. El armandismo empezó a tirar piedras y ahora hay que esperar la respuesta del puyismo. Un final impredecible.