Quintela dijo que “tuve una participación pasiva” en Chile por el atraso del Paso de Pircas Negras

Los gobernadores Sergio Uñac (San Juan), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca) y Gustavo Sáenz (Salta), que la semana pasada acompañaron al presidente Alberto Fernández en su visita de 48 horas a Chile, luego de mantener conversaciones con las autoridades de ese país en torno a los corredores bioceánicos y a la utilización de sus puertos, lo que les permitirá comercializar sus productos con los mercados del sudeste asiático, buscarán reunirse en marzo, con el canciller Andrés Allamand y el embajador trasandino, Nicolás Monckeberg, así como con su par argentiono, Rafael Bilesa, y los intendentes de las cuatro regiones con las que comparten frontera, a los fines de avanzar en la profundización de las relaciones.

“En la visita a Chile, lo que se planteó claramente es que a lo largo de los 5 mil kilómetros que tenemos de frontera entre ambos países, solo existan dos o tres pasos fronterizos a ser utilizados para el intercambio no solamente comercial, sino también cultural, político, deportivo, social, etc”, dijo el gobernador Ricardo Quintela (La Rioja), ante la consulta de BAE Negocios sobre los temas que se habían abordado durante el viaje.

El mandatario provincial, destacó que tanto Sáenz como Jalil “ya tienen prácticamente terminado sus pasos fronterizos”, y ahora solo les resta “habilitarlos para el transporte de carga”, para lo cual las autoridades chilenas les solicitaron “un estudio para ver que tipo de mercaderías y que tipo de comercio quieren realizar”, como así también “evaluar el tipo de carga, los tonelajes y los tiempos” que ello insumiría”.

El riojano indicó además, que “en el caso de San Juan, ellos tienen el asfaltado hasta la boca de lo que va a ser el futuro túnel de Aguas Negras, y Chile también tiene asfaltado hasta la boca del túnel. Son 14 kilómetros de una obra varias veces millonaria que estaba aprobada por Argentina pero no por Chile, por lo tanto, están viendo la posibilidad de retomar nuevamente las negociaciones”.

En el caso particular de La Rioja, señaló que que cuenta con “el paso de Pircas Negras, al que le está faltando terminarlo por el lado argentino, mientras que Chile tiene consolidada más o menos su ruta, aunque aún no la tiene asfaltada, pero nos faltan hacer obras a nosotros, por lo tanto, yo tuve una participación más bien pasiva, porque somos nosotros los que no tenemos resuelto el problema, y una vez que las hayamos hecho, obviamente iremos a fondo”.

Quintela agregó que la provincia que gobierna ejerce actualmente la presidencia pro tempore de la Comisión de Integración Atacalar -organismo que nuclea a las 10 provincias argentinas y a la Tercera Region de Atacama-,  por lo que buscarán “rápidamente”  juntarse “con el embajador y el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, el embajador argentino en Chile, los cuatro gobernadores y los intendentes de las cuatro regiones donde están enclavados los pasos froterizos, a los efectos de comenzar a vincularnos presencialmente para poder avanzar con esto que estuvo frenado por la pandemia y porque el anterior gobierno nacional tampoco le dio mucha importancia al tema, por lo que es muy probable que en el transcurso del mes de marzo aproximadamente, mantengamos una reunión”.

“Nos conviene a todos tener la mayor cantidad de pasos fronterizos para que todo lo que Chile comercializa con Europa y África, salga por el océano Atlántico, y lo que comercializa Argentina, junto con Brasil, Paraguay y Bolivia, se pueda comercializar con el sudeste asiático a través del océano Pacífico, por lo que de esa manera los costos para todos los países involucrados se abaratarián”.

Quintela agregó que Chile cuenta con “puertos de aguas profundas, por lo que los buques entran directamente, en cambio en Argentina, los buques están en alta mar y se los carga con barcazas, lo que implica un costo adicional, pero además, el realizar el viaje a través de los puertos chilenos, a diferencia de hacerlo a través del Canal de Panamá o el canal de Beagle, reducirá los tiempo de viaje entre 15 y 20 días”.

La Rioja aspira exportar al sudeste asiatico varios de sus productos, entre ellos el vino, las aceites, las aceitunas, las pasas de uva, los cultivos de nogales, así como la carne vacuna y porcina, en especial a países como China, la que según el gobernador, “está necesitando el consumo de proteínas que les permita alimentar a mil cuatrocientos millones de personas”.