Alberto Fernández le abrió la puerta de Casa Rosada a Inés Brizuela y Doria

El presidente Alberto Fernández, representante justicialista del Frente para Todos, le abrió las puertas de la Casa Rosada a la intendenta de la capital de La Rioja, la radical Inés Brizuela y Doria, integrante de la alianza Juntos por La Rioja.

Fernández había dialogado con el jefe de Estado en su última visita en Chilecito y de esa forma, avanzó con el diálogo institucional entre el Gobierno nacional y la Municipalidad capitalina del principal distrito electoral de la provincia.

Brizuela y Doria se fue a Buenos Aires acompañada por parte de su gabinete, que además le permitió presentarlo a los funcionarios del presidente.

La radical dejó de lado la cuestión política y puso como eje la gestión, es decir conseguir financiamiento nacional para avanzar en obras que trasciendan los cuatro años de mandato, con un año perdido por la pandemia.

A raíz del lobby también del diputado nacional Felipe Álvarez, uno de los aliados peronistas de la alianza Juntos por La Rioja, se mantuvo los recursos en el presupuesto nacional para oxigenar los gastos de funcionamiento del Palacio Municipal.

Brizuela y Doria mantiene una relación cordial con el gobernador Ricardo Quintela, aunque desde la Secretaría General de la Gobernación, que lidera (por el momento) Armando Molina, se avanza con competencias exclusivas municipales.

Pero la radical no salió con la confrontación sino hizo todo lo contrario, a través de iniciar el camino para dialogar directamente con el Presidente y la mayoría de sus funcionarios. El transporte con la empresa Rioja Bus es otra avanzada quintelista.

Para la Nación, La Rioja es un mínimo porcentaje de recursos y la jefa comunal lo conoce al dedillo.

La alianza Juntos por La Rioja cuenta con representantes en el Congreso, ya sea en Senadores como Diputados respectivamente, algo que le interesa al Presidente. Ya pasó con algunos movimientos parlamentarios de Álvarez.