Vicegobernadores del NOA se unieron al reclamo por la Ley de Biocombustibles

Los integrantes de la Mesa Ejecutiva del Parlamento del NOA (ParlaNOA) se reunieron hoy en Tucumán para reclamar que la Cámara de Diputados de la Nación debata la prórroga de la Ley de Biocombustibles, a la que calificaron como «una herramienta de gran importancia económica-social para la región».

Ese instrumento, dijeron, «tiene un impacto directo en mano de obra, inversiones y el desarrollo de una industria altamente atractiva en el mercado».

Al encuentro asistieron Osvaldo Jaldo (vicegobernador de Tucumán y presidente del ParlaNOA) y sus pares Carlos Haquim, de Jujuy; Antonio Marocco, de Salta; Florencia López, de La Rioja, y Carlos Silva Neder ,de Santiago del Estero, mientras que por Catamarca participó el senador Raul Barot.

El gobernador tucumano, Juan Manzur, se sumó al encuentro y destacó que «el norte argentino fue históricamente postergado y esto es lo que tenemos que revertir, aunque sabemos que no se hará de un día para el otro, pero sí fijando pautas como lo estamos haciendo en este encuentro».

«Contar con el apoyo de otro poder del Estado es central y habla a las claras de esta posibilidad de coordinar todos los esfuerzos para que las provincias del Norte puedan lograr más conectividad, infraestructura; cerrar asimetrías en salud, transporte, etcétera», indicó Manzur.

Jaldo explicó que se trató el pedido de prórroga de la Ley de Biocombustibles, con media sanción del Senado y a la espera de tratamiento en la Cámara de Diputados, ya que «esta ley nacional es una herramienta de gran importancia económica-social para la región»

Esta norma tiene un impacto directo en la región beneficia «la mano de obra local, inversiones y el desarrollo de una industria altamente atractiva en el mercado», agregó Jaldo.

Industriales y productores de la región advierten que si en mayo próximo caduca la vigencia de la normativa se produciría una crisis.

«Estamos poniendo en riesgo el trabajo de más de 50.000 familias en forma directa y de 100.000 trabajadores de forma indirecta», advirtió Catalina Rocchia Ferro, presidenta de Bioenergética La Florida.

La industria azucarera es el motor productivo de Tucumán, ya que mueve el 60% de la economía de forma directa e indirecta, y es clave para la industria regional ya que incluye ingenios de Jujuy y Salta.

La ley beneficia a otras provincias, entre ellas Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y Buenos Aires, ya que regula los biocombustibles de todo el país, tanto el bioetanol, elaborados a través del azúcar, como el biodiesel, que se fabrica sobre la base del maíz.

Manzur destacó que «el mundo está cambiando, se está configurando por región, y esto en poco tiempo va a ser así porque los límites que ponemos nosotros son geográficos pero no sociales».