Politikón: “La Rioja tuvo un superávit de $1400 millones en septiembre y esto no se condice con los niveles de pobreza y desempleo”

El director de Politikón Chaco, Alejandro Pegoraro, comentó que en las provincias del norte “están los peores indicadores sociales, mayor pobreza, indigencia, tasas de inactividad, pero también observamos los mayores niveles de ingreso per cápita”.

De acuerdo a la consultora, La Rioja está primera en el ranking de las provincias que más recursos reciben por habitante desde el gobierno nacional. Es decir, “La Rioja tiene una asignación bastante alta en términos de coparticipación federal y transferencias automáticas en relación a su población, pero también tienen una diferencia importante en lo que se refiere a transferencias no automáticas. En el caso riojano se da otra particularidad y es que la provincia tiene asignado a través del presupuesto nacional un monto determinado que viene a ser una restitución o compensación por el punto de coparticipación perdido años atrás. Entonces el Estado nacional asegura un monto que transfiere a la caja provincial y a los municipios también, lo que de alguna manera ensancha lo que recibe La Rioja medido por habitante”, explicó Pegoraro.

El director de Politikón cuestionó que los gobiernos provinciales con una situación similar a La Rioja “no ponen sobre la mesa el alto gasto público que tienen y el destino de los recursos. Si uno toma el total de los ingresos tributarios que tiene La Rioja, el 92% de toda la plata que le ingresa por cuestión tributaria es de origen nacional y apenas el 8% es de recaudación propia. Esa situación también se observa en varias provincias de la región como Formosa, Catamarca, Salta”. Aún así, Pegoraro destacó que “las provincias del norte tienen los peores indicadores sociales, los mayores niveles de pobreza, de indigencia, tenemos mayores tasas de inactividad de la población pero también observamos que en muchas provincias del norte argentino, como La Rioja, las cuentas fiscales en términos de gastos e ingresos, hasta septiembre del 2020 tuvo un superávit financiero de más de 1400 millones de pesos” explicó.

Es decir, en La Rioja hubo un margen de ahorro después de haber hecho todos los gastos que tenía que hacer, incluyendo el pago de deudas. “Si una provincia que no tiene un grado de desarrollo óptimo, que tiene niveles de pobreza y desempleo tiene un superávit como este, se cuestiona justamente la política de gasto del gobierno” sentenció Alejandro.

En relación a la inflación, Pegoraro sostuvo que en la gran mayoría de los hogares particularmente en el norte argentino, los salarios de los agentes públicos están mucho más retrasados, teniendo una importante pérdida en el nivel de compra”. Comparando con el 2020, el especialista indicó que “la realidad es que el 2021 va a ser mejor porque el piso de comparación es muy bajo, la recaudación a nivel nacional que se traduce en los recursos que van a recibir las provincias para administrar sus obligaciones provinciales va a crecer, en el primer semestre del año seguramente va a estar por encima de la inflación, pero cuando bajamos a lo que es la economía más micro, la calle, la gente, el empleo, los salarios, no hay perspectiva de que puedan pelear contra la inflación” sentenció.

Al respecto agregó que “hay una incertidumbre fuerte porque así como el gobierno planteó un escenario de 30 puntos en promedio, el mercado se dice que una de las expectativas que tiene es que va a ser de 50 puntos, pero la realidad es que hay sectores como los alimentos sobre todo las frutas, verduras y carnes están teniendo aumentos muy importantes que golpean de lleno a los hogares de menos ingresos. Por eso creo que el primer semestre va a ser fundamental para ver de qué manera se estabiliza la economía a nivel general en todo el país y recién a partir de ahí vamos a poder proyectar qué va a pasar hasta fin de año”. “Lo que se puede observar es que el poder adquisitivo va a seguir siendo problemático y no hay todavía una salida en el mediano plazo como para que empiece a recuperarse y estar más tranquilos con sus obligaciones cotidianas sobre todo porque en el 2020 muchas familias se endeudaron a raíz de la pandemia” explicó.