La banca de Menem: Hay una silla vacía

La interna del peronismo riojano mantiene en suspenso quién ocupará su escaño en el Senado. Un laberinto de razones locales que impacta en el bloque del FDT.

La muerte del expresidente Carlos Menem cristalizó las disputas internas del peronismo riojano para ocupar la banca del Senado que quedó vacante, pero al mismo tiempo aceleró los tironeos sobre la sucesión del gobernador provincial Ricardo Quintela, cuyo mandato concluye en 2023.

Su deseo es que la vicegobernadora María Florencia López asuma esa banca, porque es la segunda en la lista y suplente natural, pero según reconstruyó este portal, la funcionaria se resistirá por dos razones: pretende mantener su presencia territorial para disputar la sucesión del mandatario provincial y no se moverá del puesto. Además, quiere evitar que quede en manos de la vicepresidenta primera de la Cámara de diputados riojana, Teresita Madera, que sería promovida por el legislativo local para cubrir una eventual vacancia de la vice gobernación. 

El barbijo de CFK, el pesar de los históricos y la ausencia de la UCR

“Estamos conversando, pero de todas maneras son decisiones muy personales y muy puntuales que cada uno de ellos las tiene que tomar personalmente”, dijo Quintela cuando salía del velorio realizado en el Senado. Esa frase alimentó todas las especulaciones en La Rioja, pero López se encargó de controlarlas en una escueta declaración al diario La Nación: “Hay muchas cosas que evaluar. Recién estamos despidiendo los restos de Menem, pedimos un poco de respeto”, espetó. 

Desde la capital provincial, distintas fuentes del Frente Justicialista Riojano confirmaron que el gobernador está empeñado en empujar a López al Senado, pero la negativa de la funcionaria amplía las posibilidades del otro suplente de la lista, el exministro de Hacienda Ricardo Guerra, que responde al exgobernador Luis Beder Herrera. Su futuro también dependerá de las interpretaciones sobre la aplicación de la ley de paridad, que exige desde 2019 una integración igualitaria en las listas. 2017, el origen de las disputas actuales

Madera es diputada provincial desde 2017 y en 2019 fue la candidata del peronismo para pelear la intendencia capitalina. Perdió frente a la exsenadora Olga Inés Brizuela y Doria, que ahora conduce el municipio bajo el signo de Cambiemos. Desde entonces, susurran en La Rioja, Quintela busca la forma de proyectar la figura de Madera y el estado de salud del expresidente aumentó las expectativas sobre un eventual reemplazo en el Senado. 

“Quintela se quiere sacar a López de encima, pero ella ya le dijo que no piensa moverse de donde está”, explicó una fuente del oficialismo local, que adjudica la resistencia de la vicegobernadora al pacto que mantiene con el exgobernador Sergio Casas, que sucedió a Beder Herrera en 2011 y en diciembre de 2019 le entregó el mando al actual gobernador, luego de enterrar un intento para buscar otra reelección.

El incorregible

En 2017, cuando Madera perdió la intendencia de la capital provincial, Menem fue reelecto como senador nacional. Estaba acompañado en la fórmula por López, que era intendenta del departamento de Arauco y llegó a la postulación senatorial con el respaldo del entonces gobernador Casas. Dos años después fue compañera de fórmula de Quintela para retener la gobernación en manos del peronismo, en un acuerdo de dos sectores internos del PJ. Con la muerte del expresidente, las principales tribus del peronismo riojano volverán a reunirse para revisar el pacto en una mesa de negociación donde participarán Quintela, Casas y Beder Herrera. 

Si la troika no logra torcer la determinación de López, el exministro Guerra ocupará la silla que quedó vacía en el Senado. Casas quiere a la vicegobernadora donde está (aunque la funcionaria no supera el 4% de intención de voto), Quintela la prefiere bien lejos en Buenos Aires y Beder Herrera apuesta a que prosperen las posibilidades de su excontador. Sea cual sea la síntesis, el Frente de Todos mantendrá la banca, pero tanto López como Guerra forman parte de un sector muy reactivo al kirchnerismo.

A pesar de las diferencias, los sectores en pugna piden tiempo para ordenar la negociación, pero su desenlace asoma tan complejo que en La Rioja un sector de seguidores de Quintela analizó la posibilidad de resolver esa vacancia en las próximas elecciones, porque este año la provincia sólo elegirá legisladores provinciales y diputados nacionales. La opción, según explicaron a Letra P, está floja de papeles y no prosperaría judicialmente, pero se sustenta en que este año la provincia no elige senadores. El caso Vega, un posible antecedente

Hasta que se resuelva la vacancia que dejó Menem, La Rioja contará con dos senadores en vez de tres, pero la bancada experimenta cambios desde fines de 2019, cuando la entonces senadora Brizuela y Doria fue electa como intendenta y renunció a su banca. En 2017 había logrado la mayoría junto al radical Julio Martínez, bajo el signo de la Fuerza Cívica Riojana. Los suplentes de esa lista eran el radical José María Rivero y la exdiputada María Clara del Valle Vega. 

La intención de Brizuela y Doria era evitar que Vega asumiera la banca porque la UCR temía que se pasara al bloque del Frente de Todos. El caso terminó en una controversia judicial en el juzgado federal de La Rioja. En 2017 todavía no había sido sancionada la Ley de Paridad de Género, pero cuando Brizuela y Doria renunció a su banca en el Senado a fines de 2019, Vega pidió a la Justicia que se aplique una disposición de esa norma. La que establece que ante una renuncia, el reemplazante tiene que ser del mismo sexo que el legislador saliente. 

La justicia le dio la razón a Vega y sostuvo que “corresponde que dicho cargo vacante sea reemplazado por la senadora nacional suplente Vega”. La legisladora juró en diciembre de 2019 con Menem presente, pero en enero de 2020 se separó del interbloque de Juntos por el Cambio y armó el monobloque “Mediar Argentina”. 

Vega es de origen peronista y con el armado de su espacio confirmó las sospechas y le devolvió las gentilezas a los exaliados provinciales de Cambiemos que buscaron que no asumiera. El fallo que le abrió las puertas del Senado también podría tener impacto en la vacancia de Menem si los aliados del oficialismo provincial no se ponen de acuerdo. En La Rioja especulan que si prospera una controversia en ese sentido, la banca podría quedar en manos de Guerra, pero luego de una pelea judicial que los socios del gobernador quieren evitar. 

Por ahora, los senadores riojanos son Vega y Martínez, exministro de Defensa de la era Macri. Hace una semana está internado en el Hospital de Clínicas “Virgen María de Fátima” de la Universidad Nacional de La Rioja, por registrar complicaciones luego de dar positivo de coronavirus. 

Por Claudio Mardones para Letra P