Samuel Danon: Con el aislamiento disminuyeron cuadros respiratorios pero aumentaron el sobrepeso, trastornos de sueño y ansiedad

El pediatra Samuel Danon comentó que él y sus colegas “estamos viendo con cierta preocupación las consecuencias del confinamiento en niños”. Por ese motivo instó a las familias a concurrir a los controles correspondientes.

Si bien durante la pandemia disminuyeron notablemente los cuadros respiratorios, en contrapartida, explicó Danon, “estamos viendo con cierta preocupación las consecuencias del confinamiento en niños”. Como es sabido, nuestra sociedad estaba acostumbrada al contacto físico y cercano, a darnos besos, apretón de manos y “de pronto a un niño que le decíamos que le dé un beso al abuelo, le decimos que no bese al abuelo porque es peligroso, le quitamos la posibilidad del juego al aire libre, le quitamos la posibilidad de practicar deportes, de socializar, entonces esto en algún momento iba a traer ciertas consecuencias” sostuvo el pediatra.

En ese sentido, Danon detalló que en octubre del 2020 la Sociedad Argentina de Pediatría ya había establecido protocolos que habían comunicado a las autoridades educativas para ser aplicados a la presencialidad. Sin embargo, “recién ahora le están dando curso, celebramos que vuelva la escuela, las actividades presenciales pero deberían haberse hecho tiempo atrás” sentenció.

Debido al asilamiento, explica Danon, los trastornos más comunes fueron los de ansiedad, trastornos fóbicos y alimenticios con mucho sobrepeso dado que se limitó la actividad deportiva lo cual aumentó el sedentarismo. También hubo chicos con trastornos del sueño, “un niño que se acuesta tarde jugando con su dispositivo, se levanta tarde, no tienen conducta ni horarios y de pronto no almuerzan a la hora prevista” explicó.

A pesar de que continúa la pandemia, el especialista remarcó la importancia de perder el temor, porque “los únicos que tienen conducta son los niños que usan correctamente el barbijo, el problema son los adultos y los jóvenes que no dan el ejemplo. En las escuelas y mientras la infraestructura educativa esté en condiciones y los protocolos se cumplan, los chicos son poco contagiantes no habría inconvenientes de fracasar en este comienzo de la presencialidad” afirmó.

Por ese motivo, agregó que “hagamos el último esfuerzo, soy optimista, calculo que si el Estado se porta bien, hay una mayor vacunación y el clima nos ayuda con la extensión del verano esto podría empezar a disminuir pero necesitamos la voluntad de la gente, que mantengan la distancia usando barbijo, lavarse las manos”. Además destacó que embarazadas y niños mantengan sus controles “todo tiene que seguir su curso, con los cuidados correspondientes pero comenzar a salir de esto” indicó.