En su homenaje a Carlos Menem, Julio Martínez expresó: «Despedimos a una persona de raza política, un estadista que ha muerto con las botas puestas»

El senador realizó un sentido homenaje en la apertura de la sesión de este miércoles, en donde recordó el recorrido político del ex presidente y su legado en la política argentina.

El senador comenzó su mensaje recordando una frase de Ricardo Balbín al despedir a Juan Domingo Perón: «este viejo adversario viene a despedir un amigo, no sería leal sino digo que vengo en nombre de nuestras viejas luchas» dos conceptos que Martínez hizo suyos en su homenaje teniendo en cuenta que él y Carlos Menem fueron adversarios durante 47 años. «Yo era chico y acompañaba a mi padre a las elecciones y lo acompañaba para que nos gane Menem, 44 años nos llevó poder ganarle en La Rioja» recordó.

Martínez comentó también que Menem «era una persona de un carisma inigualable, de una percepción, relación y una seguridad de su empatía con la gente que era envidiable y digno de reconocer».

De igual manera, recordó que no fueron contemporáneos cuando Menem hizo su carrera política, sus tres mandatos de gobernador, su cárcel, «yo era un niño o estudiante en Córdoba y cuando volví él ya estaba creando su presidencia y jugando en las grandes ligas de la política argentina. Desde joven tuvo la convicción de que iba a ser presidente de la nación, lo decía, lo esgrimía y lo militó».

Según recuerda Martínez, Menem asumió su segunda gobernación en 1983 y formó su gabinete para comenzar a recorrer el país «con distintas excusas del fútbol, del rally, o de lo que fuera, pero él cuando largó la elección más importante de su vida, la interna contra Cafiero, ya le llevaba 10 o 15 vueltas al país, ya lo conocían en todos lados, ya había empatizado con la gente y tenía un camino realizado». En aquel momento, rememoró Martínez, Cafiero era gobernador de la provincia de Buenos Aires y tenía el apoyo de la mayoría de los gobernadores y sus allegados y parientes le decían a Menem ‘acepta la vicepresidencia que te ofrece Cafiero, él tiene todo el aparato, vos no tenés a los gobernadores, te van a ganar’ y él les decía ‘ustedes no saben nada, no saben lo que está pasando con la gente, no recorrieron conmigo el país, garanticen con los fiscales que no me tumben la elección que yo lleno las urnas de votos’.

El senador riojano conmemoró a Carlos Menem afirmando que «ha conservado el cariño y afecto de la gran mayoría de los riojanos que durante diez años desaprovechamos la oportunidad con un presidente riojano y muchos funcionarios riojanos, de sentar las bases para poder generar las condiciones de un crecimiento y desarrollo sostenido e infraestructura para La Rioja».

Finalmente, le dio la bienvenida a Ricardo Guerra «a quien conozco desde joven de nuestro querido Chilecito, ponerme a disposición y desearle en su mandato lo mejor para todo el país y para La Rioja».

Terminó su discurso diciendo que «despedimos a una persona de raza política, un animal político que ha muerto con las botas puestas mientras pudo y las fuerzas le dieron, nos acompañó en las sesiones como se ha podido. Doctor Carlos Saúl Menem, descanse en paz».