Juró Ricardo Guerra como Senador en reemplazo de Carlos Menem

El exministro de Hacienda de la provincia Ricardo Guerra juró la banca vacante en el Senado por el fallecimiento de Carlos Menem. Lo hizo con la presencia de Zulemita Menem.

Guerra fue como primer suplente de la lista del PJ en la elección de medio término de 2017. Guerra es contador y, aseguran fuentes del peronismo riojano, se destaca por su bajo perfil y sus conocimientos técnicos. 

“No viene de la política”, destacó un connotado dirigente del PJ, quien recordó que el futuro senador fue empleado de carrera del Banco de La Rioja antes de ocupar la secretaría de Hacienda provincial, primero; y el ministerio, después.

“Carlos Menem tuvo una fuerte convicción por la democracia. Honor y responsabilidad son los sentimientos que me embargan al ocupar por primera vez el lugar que deja tan destacada figura en este histórico recinto”, expresó.

Guerra ocupó el cargo de reemplazante de Menem luego de la renuncia de Florencia López, quien decidió continuar en su puesto de vicegobernador de La Rioja.

“Comunique la decisión de respetar la voluntad del Pueblo Riojano que me concedió representarlo en el Cargo de Vicegobernadora, por lo que no asumiré la banca en el Senado dejada vacante ante el fallecimiento de mi queridísimo Carlos Saul Menem”, anunció López este lunes en una conferencia acompañada por el gobernador Ricardo Quintela.

El nuevo senador tiene un perfil ligado a uno de los líderes del Peronismo de la Rioja y el exgobernador Luis Beder Herrera y fue Ministro de Hacienda provincial durante diez años.

Homenaje en la Cámara

El difundo legislador tuvo un homenaje durante la sesión preparatoria en la Cámara de Senadores por medio de un minuto de silencio y discursos que estuvieron a cargo de los tres representantes de La Rioja, la peronista disidente María Clara Vega, el radical Julio Martínez y el oficialista Ricardo Guerra, quien hoy mismo asumió la banca en reemplazo de Menem; y del puntano, Adolfo Rodríguez Saá.

“Nos llevó 44 años poder ganarle en La Rioja. Era una persona de un carisma inigualable y de una seguridad en su empatía con la gente que era envidiable”, enfatizó Martínez.