Según FERCOA, un 45% de los trabajadores son informales y para subsistir todos necesitaron algún apoyo del Estado

El representante de la Federación Riojana de Cooperativas Autogestionadas (FERCOA), Fernando Gómez explicó la preocupante situación económica de los trabajadores agrícolas y de la Economía Social que no se encuentran registrados.

Gómez señaló que la pandemia trajo problemas a los trabajadores de la Economía Social teniendo en cuenta la pérdida del valor adquisitivo con impacto directo en la ciudadanía en general y los trabajadores de la economía informal. Al respecto agregó que la mayoría de los casos dependen de ingresos que vienen del Estado, donde la mayoría de las veces “estamos en una situación informal, viviendo de forma indirecta del movimiento del Estado que no provee las herramientas necesarias para poner en valor el esfuerzo e iniciativas que se llevan adelante en lo cotidiano”.

Según Fernando, la pandemia puso sobre la mesa la larga problemática de la economía informal en La Rioja, donde FERCOA estimó que desde hace varios años la economía informal ronda entre el 40 y 45%. La mencionada cifra incluye a trabajadores que viven completamente de la changa o la actividad comercial o agricultura familiar a baja escala, hasta aquellos que tienen una planta permanente en el Estado y realizan actividades informales, tanto en el interior como la capital.

Por ese motivo, Gómez indicó que La Rioja necesita urgentemente una política de Estado centrada en la producción y satisfacción de la demanda de productos esenciales porque actualmente la provincia sólo produce entre un 7 y 10 % de lo que consume en carne y verduras, el resto de todo lo que se consume, sin tener en cuenta las harinas, depende de provincias aledañas. Esto quiere decir que de los ingresos que perciben los ciudadanos, el 50 al 70% se va en consumo de alimentos, es decir que la mayoría de la plata se va afuera de la provincia. Al respecto, Gómez señaló que si se genera la propia producción agrícola en La Rioja, se generaría entre 16 y 25 mil puestos de trabajo satisfaciendo solamente la demanda de alimentos, provocando que rote el dinero dentro de la propia provincia.

Además, se refirió a la Feria del Productor, quienes están atravesando una situación difícil en el intento de instalarse en la competencia, y al respecto dijo que “producen a pesar del Estado y no con el Estado, lo que preocupa mucho porque las estructuras productivas que han sido fomentadas por el Estado no han tenido el impacto y desarrollo no por incapacidad de la actividad, sino por la forma en que lo han manejado y quiénes lo han manejado. En ese respecto, Gómez indicó que es algo histórico que ha pasado también con la promoción industrial “que no tuvo ningún impacto en la producción de empleo y la posibilidad de recuperar el sector privado, porque necesitamos una autonomía económica lo que brinda soberanía política”.