La vacunación VIP desmoronó la recuperación de imagen presidencial, según Rouvier & Asociados

En momentos en los que la llegada de la vacuna contra el COVID-19 y el comienzo del plan de vacunación empezaban a representa una victoria para el Gobierno Nacional, salió a la luz la existencia de privilegiados en la inoculación y este hecho desmoronó la recuperación de imagen que empezaba a vislumbrase.

Sin embargo, un poco más de la mitad de los argentinos valora la tarea realizada por el Ejecutivo Nacional para la obtención y aplicación de las vacunas, pero creció a casi el 46% la opinión contraria.

La creencia sobre si el Presidente conocía o no la existencia de privilegiados en la vacunación, está partida en dos. Pero con relación al conocimiento que poseía la actual Ministra de Salud sobre estos hechos, la opinión mayoritaria (53%) se inclina por considerar que sí estaba al tanto.

El 51% de los argentinos califica lo sucedido como repudiables y cree que el Presidente debería haber tomado las medidas para que esto no sucediera, el 35% también sanciona lo sucedido, pero opina que son cuestiones difíciles de controlar., mientras que un 6% le resta importancia a lo ocurrido.

La desconfianza en general alrededor de las vacunas ha caído. Hoy, el 51% confía plenamente en cualquiera de las vacunas existente. Sin embargo aún hay un 15% que manifiesta confiar sólo en algunas y un 19% que no cree en ninguna de ellas.

Creció 12 puntos de porcentaje la confianza en la vacuna rusa; a un poco más de la mitad de la población, le genera más o igual confianza que el resto de las vacunas contra el COVID-19.

Con respecto a la crisis sanitaria en general, la mayoría de la población no se siente segura ante el manejo de la situación por parte del Gobierno. Esta sensación de inseguridad continúa creciendo en forma sostenida y llega durante febrero al 59% .

La expectativa inflacionaria también es ampliamente negativa y se mantiene en 67%. Sin embargo, el 43% alberga esperanzas de una recuperación económica para cuando la pandemia retroceda, sin embargo los que creen que todo va a seguir igual que ahora crecen y representan ahora el 40% de la población.

Los indicadores de expectativas sobre evolución de la economía siguen siendo mayoritariamente negativos y empeoraron en este último mes (62%).

La opinión negativa sobre la gestión del Gobierno empeora, se acerca al 57% y supera por 18 puntos de porcentaje a la opinión positiva (39%).

Se considera que actualmente el Presidente tiene buena relación con los Sindicatos, los Gobernadores, la Iglesia. Su relación con Cristina Kirchner es visualizada como buena por la mitad de la población, mientras que el 42% la considera mala o muy mala.

En los sectores donde la población observa los peores vínculos del Presidente son: la Oposición, el Poder Judicial, el Periodismo y el Campo.

La imagen presidencial cayó 7 puntos respecto a enero, la calificación positiva es de 42% y la negativa trepa al 55%.

El Jefe de Gobierno Rodríguez Larreta es el político con mejor calificación nacional en la actualidad y se mantiene estable. El Gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, cae cerca de 6 puntos en su imagen positiva y empeora 3 puntos la negativa.

Los políticos peor calificados en este listado son la Vicepresidenta Cristina F. de Kirchner, quien muestra una caída leve pero sostenida, y el expresidente Mauricio Macri, que se mantiene estable.