Temen por una ola de desalojos en abril cuando se descongelen los alquileres

La federación Inquilinos Agrupados manifestó a través de un comunicado su “preocupación” por la inminente finalización del Decreto de Necesidad y Urgencia que prorrogó desde el comienzo de la pandemia la vigencia de los contratos de locación de inmuebles hasta el 31 de este mes.

Los precios de los alquileres se descongelarán en abril, tras lo cual, propietarios e inquilinos deberán acordar cómo continúan los contratos y el financiamiento si hubiera deuda acumulada. “Las familias endeudadas quedarán en la calle y habrá juicios de embargos a mansalva”, pronosticaron desde la organización.

Según una encuesta que realizaron en enero a nivel nacional, el 40% de los locatarios no sabe dónde va a vivir cuando finalice el decreto, mientras que el 35,7% no pudo pagar el alquiler de enero o lo abonó parcialmente, lo que “los ubica en una situación de posible desalojo”.

En el caso de que se haya acumulado deuda, el decreto contempla que los inquilinos deberán saldarla en un plazo de 6 a 12 meses, sin punitorios. Sin embargo, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, aseguró que “no habrá posibilidad de desalojos sin mediación”.

Esto se debe a que la Ley de Alquileres, que entró en vigencia esta semana, debe facilitar ámbitos de mediación y arbitraje gratuitos o de bajo costo para la resolución de conflictos relacionados.

En tal sentido, desde Inquilinos Agrupados propusieron la creación de una “tarjeta alquilar”, para subsidiar a los locatarios y aplicar programas de financiamiento para aquellos que hayan generado deudas durante la prórroga del DNU.

“El panorama hoy es: familias que hace meses acumulan deudas, no tienen dinero para mudanza, no tienen dinero para pagar un nuevo alquiler, y mucho menos para saldar las deudas mientras pagan un nuevo alquiler. La única alternativa es la calle”, advirtió Gervasio Muñoz, presidente de la federación.

Desde AFIP señalaron que la implementación del Registro de Locaciones de Inmuebles permite que los inquilinos deduzcan sus alquileres del impuesto a las Ganancias, aunque advirtieron que “la cantidad de personas que efectivamente acceden a ese beneficio es muy limitada”.