El Gobierno quedó entrampado en su obsecuencia con el Presidente

El Gobierno de La Rioja salió hoy a reconocer que la educación es primordial, a raíz del malhumor social por la decisión del gobernador Ricardo Quintela de suspender por 15 días las clases presenciales.

Ayer el mandatario riojano manifestó, a través de un video grabado, que la suspensión de las clases presenciales se realizaba en consonancia con lo dispuesto por el presidente Alberto Fernández con respecto a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En la mañana de hoy, el Gobierno cambió su discurso al sostener que se basa por el plan de vacunación para los docentes, ya que la obsecuencia con el jefe de Estado le jugó una mala pasada.

En ese sentido, el jefe de Gabinete, Juan Luna Corzo marcó diferencias con el mensaje de ayer del gobernador, luego que La Rioja, Catamarca y Formosa fueron las únicas provincias que suspendieron la presencialidad.

En ese marco, el ministro de Educación, Ariel Martínez, cambió su parecer debido que había dicho la semana pasada que la presencialidad en las escuelas es primordial para hoy adecuarse a la soledad de la decisión gubernamental.

Más allá de provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires (CABA), donde se aplica el decreto firmado por el presidente Alberto Fernández que suspende las clases presenciales por dos semanas, solo Formosa, La Rioja y Catamarca anunciaron que optaron por ese mismo esquema, según el diario La Nación.

Un caso especial es Santa Cruz, donde nunca se regresó a la presencialidad salvo en unas escasas localidades donde no hay transmisión comunitaria de coronavirus. El 90% de los estudiantes no volvieron nunca a las aulas cuando sí lo hizo el resto del país.