Proyectan que el 25 de julio estaría vacunado el grupo priorizado en La Rioja

En función de las dosis diarias aplicadas en promedio durante la última semana, la sección Data del diario La Nación estimó cuántos días faltarían para que se termine de vacunar con una dosis al personal de salud, mayores de 60 años, población de más de 18 con otras enfermedades, personal de seguridad y fuerzas armadas, docentes y personal estratégico de los gobiernos.

San Juan sería el distrito que antes completaría la primera ronda de dosis, a mediados de mayo, de mantenerse la distribución de las últimas semanas por parte de Nación. Lo siguen Río Negro, San Luis, Chubut y Santa Cruz.

Los más rezagados en la proyección, en cambio, son Córdoba, Tierra del Fuego, Chaco, Neuquén y Entre Ríos. Este ranking varía de acuerdo con el envío de dosis a la provincias y las actualizaciones de aplicaciones que se van registrando en el Registro Federal Nominalizado de Vacunación (Nomivac).

En el caso de La Rioja proyectan que el 25 de julio estaría vacunado el grupo priorizado por el sistema de salud. Se trata del 43,7% de la población priorizada que llega a 122.984 de personas en la provincia.

El cálculo realizado solo proyecta la primera dosis. ¿Por qué? Simplemente porque solo en el caso de la Sputnik V la segunda dosis es un componente distinto, mientras que en las de Sinopharm y Covishield/AstraZeneca no difiere entre la primera y la segunda.

Además, el Consejo Federal de Salud, que reúne a todos los ministros de Salud del país, optó por aplicar una dosis para alcanzar a mayor población. Hasta esta semana, con ese criterio, se aplicaron 4,8 millones de primeras dosis contra 800.000 de segundas dosis.

Por otro lado, dado que cualquier estimación sobre el avance de la campaña es altamente sensible a la disponibilidad de vacunas y las aplicaciones, incluir la segunda dosis de acuerdo con los lotes recibidos daría un resultado por lo menos disparatado a primera vista. Por ejemplo, Córdoba terminaría de completar el esquema con dos dosis recién en 2051, Buenos Aires en 2046 y La Pampa en 2024.

Solo Neuquén, San Luis y Tucumán lo podrían hacer este año. Están entre las que recibieron más vacunas de acuerdo con el criterio que adoptó el gobierno nacional de asignarlas en función del porcentaje de población total en lugar de hacerlo por población de riesgo.

Si se comparan las dosis que distribuye Nación y las que aplica cada provincia, la urgencia de las administraciones para inocular a la población y la capacidad instalada se evidencian.

Los distritos que se ubican por encima del 90% de vacunas suministradas son la Ciudad de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro, Santa Fe y San Luis.

Por ello, el gobierno nacional intenta apurar a sus proveedores principales de vacunas, Rusia y China, con quienes firmó contratos que ya contemplaban en sus cláusulas problemas de suministro e incumplimiento sin reproche posible. Al mismo tiempo, apuesta a las vacunas que otros países dejen de necesitar. Aún falta tiempo para contar con las dosis que el laboratorio Richmond envasará en el país, como se anunció ayer.

En este contexto y con las vacunas disponibles, ¿cuándo podría terminar en cada distrito la inmunización de las 14,2 millones de personas que conforman la población priorizada del país?

Si se sostuviera el ritmo de llegada y aplicación de las vacunas, las provincias podrían cubrir con la primera dosis a los seis grupos de riesgo que define el Plan Estratégico de Vacunación entre mediados de mayo y fines de diciembre.