Casas oculto por Bono Verde, mientras frena inmueble para Municipalidad e hijo coordina nueva Casa de Gobierno

En su gestión, la Provincia tomó dicho crédito que hoy la administración de Ricardo Quintela asegura que no puede pagar, aunque el quintelismo desplazó al bederista Fernando Cárbel.

El ex gobernador y actual diputado nacional Sergio Casas decidió llamarse al silencio por la demanda de los bonistas contra La Rioja por el Bono Verde de 300 millones de dólares para la ampliación del Parque Eólico Arauco.

En su gestión, la Provincia tomó dicho crédito que hoy la administración de Ricardo Quintela asegura que no puede pagar, aunque el quintelismo desplazó al bederista Fernando Cárbel de la conducción del Parque para colocar a Ariel Parmigiani, actual secretario de Asuntos Estratégicos, al frente de la empresa estatal.

Parmigiani es el mismo que dijo que el déficit del Parque (creado por el ex gobernador Luis Beder Herrera) asciende a 600 millones de dólares y luego el jefe de Gabinete, Juan Luna Corzo, le bajó los decibeles a esas declaraciones.

Previo al escándalo de la demanda de los bonistas en Estados Unidos, Casas reafirmó su alianza política con Quintela.

En ese sentido, hubo devolución de favores debido que el hijo del ex mandatario es quien coordina la construcción de la nueva Casa de Gobierno y fue visitada por el mismísimo Quintela.

Cabe recordar que los fondos salen del Ministerio de Hacienda, donde está Jorge Quintero, una hombre de Casas.

Mientras tanto, Casas hizo otro escándalo en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados. Allí debía tratarse un proyecto, con media sanción del Senado, que transfiere a título gratuito al Municipio de la ciudad capital de la provincia de La Rioja un inmueble propiedad del Estado nacional.

Carlos Heller explicó que este proyecto se trataría más adelante ya que el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, había advertido de la existencia de un acuerdo por ese inmueble entre el gobierno provincial y el gobierno nacional.

Fue a instancias de Casas que en la anterior sesión había levantado el grito por el tratamiento de ese proyecto. La fecha posterior del acuerdo a la media sanción del Senado despertó las críticas de Juntos por el Cambio.