El estudio jurídico que embargó la Fragata Libertad inició demanda por Bono Verde contra La Rioja

Los miembros del Grupo Ad Hoc de Bonistas de La Rioja contrataron a los estudios jurídicos Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan -que tiene como socio a Dennis Hranitzky- y White & Case, que ya se enfrentaron tanto con otras provincias como con el gobierno nacional, “para que emprendan sus demandas legales”.

Se trata de los titulares de 63% de los Bonos al 9,75% circulantes con vencimiento en 2025 del Bono Verde emitido por La Rioja, quienes iniciaron una demanda ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York.

El Grupo Ad Hoc de Bonistas está integrado por Beauregard Holdings LLP, Crown Managed Accounts SPC, GN3 SIP Ltd., GoldenTree Master Fund Ltd., Guadalupe Fund LP y Sandglass Opportunity Fund LP quienes pidieron “una sentencia contra la Provincia como resultado del incumplimiento por su parte de las obligaciones contractuales de los Bonos”.

El estudio del abogado Dennis Hranitzky fue quien embargó la Fragata Libertad, según informó Infobae.

La Rioja está en default desde febrero del año pasado, cuando no pagó un vencimiento de US$14 millones de los US$300 millones que emitió en 2017. De esa forma, no cumplió con los pagos semestrales de los intereses devengados: “La Provincia no ha hecho ningún esfuerzo serio, ni antes del impago ni desde entonces, para negociar con el grupo una reestructuración consensuada de la deuda”, afirmaron los bonistas.

Los papeles fueron emitidos como “bonos verdes”, una modalidad especial para la financiación de proyectos con ventajas medioambientales positivas. Lo recaudado se usó para financiar parte de la construcción del Parque Eólico Arauco, una sociedad comercial en la que tienen una participación del 92,3%. El parque eólico tiene una capacidad de 150 MW en explotación comercial, y 100 MW adicionales en construcción.

Los bonistas que demandaron a La Rioja indicaron que, a diferencia de las provincias que alcanzaron acuerdos con sus acreedores, ésta aprobó un presupuesto para 2021 “que no incluye ninguna partida para el pago de intereses a sus bonistas internacionales, aunque sí incluye partidas para el pago íntegro de intereses y capital a todos sus demás acreedores”.