Dos días de asueto administrativo profundiza la crisis del sector comercial en La Rioja

El Gobierno de La Rioja dispuso otorgar asueto a los trabajadores estatales para reducir la circulación de personas en la provincia, debido a la situación epidemiológica que se atraviesa ante el coronavirus.

Este asueto dispuesto por el gobernador riojano, Ricardo Quintela, mediante el Decreto 634, se refiere a los días viernes 30 de abril y el lunes 3 de mayo, que constituyen un nuevo fin de semana largo para los habitantes de la provincia.

En el decreto se invitó a los poderes del Estado, a los municipios y a organismos nacionales con jurisdicción local a adherirse para disminuir la circulación de personas.

Además,el Gobierno estableció que se decide prorrogar hasta el lunes 3 de mayo la vigencia del decreto que estableció las medidas para prevenir la propagación del coronavirus.

El Estado provincial pidió “cumplir con las disposiciones procurando quedarse en casa, reforzar el lavado de manos, el uso obligatorio del barbijo y mantener el distanciamiento social”.

Y explicó que “se reforzarán los controles en distintos puntos de la ciudad para garantizar el cumplimiento de las medidas dispuestas”.

Como tal, el Gobierno no tiene problemas de fondos, ya que en marzo de 2021, la Dirección General de Ingresos Provinciales recaudó $620.740.913, al tiempo que en el mismo mes del año pasado fueron $301.296.585. Así se refleja el “impuestazo” aplicado a las entidades financieras.

En materia de coparticipación tampoco la Provincia tiene mayores problemas, ya que recibió en abril $5.056.058.800. El año pasado habían llegado $2.407.239.800 en el mismo mes por coparticipación.

Por encima del Gobierno existe un sector comercial que está golpeado por la pandemia sanitaria y económica de la provincia. En febrero las ventas en supermercados cayeron en La Rioja un 9,9% real.

Mientras que Formosa acumula seis meses de subas reales consecutivos, La Rioja ya lleva once con caídas.

Con dos días de asuetos administrativos no hay circulación de gente y por ello, de compradoras, a pesar que los estatales recién cobrarán desde el lunes.