El presupuesto no prevé la cancelación del Bono Verde, afirman los bonistas que demandan a La Rioja

El grupo de demandantes, que tiene el 63% de los bonos verdes, puso de manifiesto que el presupuesto provincial del 2021 no prevé la cancelación de los dos pagos semestrales de los intereses, hoy adeudados, del Bono Verde.

Ese es uno de los puntos que remarcó el estudio de abogados White & Case, quien lleva adelante la demanda contra gobierno de La Rioja ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York.

Los bonos verdes, que vencen en 2015 y que están en default desde febrero, fueron destinados para la ampliación del Parque Eólico Arauco por 300 millones de dólares.

Los demandantes sostuvieron que “La Rioja aprobó un presupuesto para 2021, propuesto por sus autoridades ejecutivas, que no incluye ninguna partida para el pago de intereses a sus bonistas internacionales, aunque sí incluye partidas para el pago íntegro de intereses y capital a todos sus demás acreedores”.

En ese sentido, explicaron que “el presupuesto de 2021 de la Provincia asigna apenas un 0,5% de los ingresos al pago de los intereses de sus demás deudas” y apuntaron que “los pagos de intereses contractuales estipulados por los Bonos, que la Provincia no ha incluido en el presupuesto a pesar de sus obligaciones legales de pagar a los bonistas, ascienden al 3,4% de los ingresos proyectados”.

Los bonistas afirmaron que “el presupuesto de la Provincia proyecta un superávit presupuestario del 11% de los ingresos” y remarcaron que “queda así en evidencia de que el impago por parte de la Provincia no es consecuencia de una necesidad, sino de una maniobra oportunista para rehuir sus obligaciones legales”.

Y además resaltaron que “esto es todavía más evidente por cuanto los pagos federales de coparticipación (que son el grueso de los ingresos provinciales) para 2021 han crecido significativamente en términos reales, y superan con creces los niveles presupuestados”.

Uno de los principales abogados del estudio White & Case es Dannis H. Hranitzky. Se trata del letrado que representó en su litigio contra Argentina al fondo buitre NML Capital, del empresario Paul Singer y trabajó hasta hace poco más de un año para el estudio de abogados Dechert, de Nueva York.

Hranitzky fue el que el 2 de octubre de 2012 se apersonó frente a la Fragata Libertad, el buque escuela de la Armada, que estaba aparcado en el puerto de Tema, en Ghana y, una vez que abordó, le notificó al capitán que la nave había sido embargada en el marco de la demanda que había entablado la firma de Singer contra el país.

La estrategia de Hranitzky le dio fama de experto en litigios por deuda soberana y logró un bloqueo legal a los pagos de la deuda de Argentina. En 2016 Argentina entró en default y terminó pagando 9.300 millones de dólares a los fondos buitre.

La firma Dechert ganó en 2016 el premio “Global Dispute of the Year: U.S. Litigation (Finance)” que entrega la revista The Amercan Lawer. Hranitzky es una de las cinco personas reconocidas desde 2016 por la firma especializada Legal 500 como uno de los “Abogados líderes” en litigios internacionales.