En el primer trimestre del año hubo una pérdida del salario estatal; el Gobierno ahorró a $2.667 millones

“El gasto en personal que realizó la Administración Pública No Financiera provincial en el período enero – marzo 2021 fue por un total de $7.371,6 millones. La evolución contra el mismo trimestre del año anterior marca un incremento nominal del 28%, que contrastado contra el alza de precios (IPC NOA) implica una
caída real del 11,7%, la caída más alta de los últimos tres años”, resaltó un informe de la consultora Politikon.

En ese sentido, explicó que “debe destacarse que en este período analizado se repite la situación de los últimos tres años (es decir, primeros trimestres del 2018, 2019 y 2020): mostraron fuertes recortes al gasto en personal en La Rioja“.

“Tomando las variaciones porcentuales de este concepto y contrastándolo contra la inflación anual, en el primer trimestre 2019 el recorte fue por un total de $167 millones; en el primer trimestre 2020 fue por $509 millones, y en este primer trimestre 2021, el recorte salarial llega a los $974 millones, por lo cual, la pérdida del salario volvió a tomar velocidad“, puntualizó el informe de situación financiera de la provincia de La Rioja para el primer trimestre 2021 de la consultora Politikon.

En ese marco, los datos el primer trimestre del año 2021 muestran un superávit económico (es decir, “ahorro económico / operativo”) por $4.611,2 millones. Es decir, excluyendo todo concepto de capital (lo mismo que decir “sin que haya inversión pública”) La Rioja “ahorró” poco más de cuatro mil quinientos millones de pesos.

Este resultado es notablemente superior al logrado en el primer trimestre 2020, que fue de $1.045,4 millones (es decir, el superávit económico fue un 341,1% mayor en el primer trimestre 2021).

El resultado primario permite analizar el desempeño del Estado sin contar el gasto de la deuda pública: muestra si la caja provincial permite hacer frente tanto al gasto corriente como a la inversión de capital.

En este sentido, los resultados riojanos muestran un superávit primario de $2.780 millones. Puesto de otra forma: esa es la cantidad de dinero que La Rioja muestra como ahorro, luego de haber hecho frente a todos gastos, y antes de pagar las obligaciones de la deuda.

Comparado con el mismo período del año anterior, La Rioja también mejoró estos resultados (el superávit primario del primer trimestre 2021 es 345,9% mayor al del mismo período 2020).

El resultado financiero muestra el total de los movimientos de ingresos y gastos, es decir, incluyendo pago de la deuda, de modo tal de analizar el total de movimientos económicos y financieros de la provincia.

La Rioja culminó el primer trimestre del 2021 con un superávit financiero por $2.667,7 millones, cuando en el mismo período del año anterior fue de $430,9 millones (es decir, mejoró un 519%).

Los ingresos corrientes totalizaron $18.286,8 millones, mostrando un incremento contra el mismo trimestre del 2020 del 66%, que implica un alza en términos reales (descontando el alza de precios a nivel regional del NOA) del 14,6%. Dicha variación es heterogénea de acuerdo a los elementos que componen los ingresos corrientes.

Los ingresos tributarios totalizaron $14.805,8 millones (+68,1% interanual a pesos corrientes y +16% en términos reales). En este marco, el 89% de los mismos son de origen nacional (coparticipación, leyes especiales y compensaciones) mientras que el 11% son por recaudación provincial.

En números, los ingresos tributarios de origen nacional totalizaron $13.225,4 millones (+66,7% interanual nominal) y los de origen provincial fueron por $1.580,3 millones (+81,3%).

Si bien La Rioja es una provincia altamente dependiente de los recursos nacionales, en el primer trimestre del año los recursos propios crecieron por encima de los nacionales a partir de un importante crecimiento de la recaudación tributaria provincial, que se da por cierta reactivación económica, pero, sobre todo, por mayor presión tributaria (suba de alícuotas de Ingresos Brutos, por ejemplo, en determinadas actividades).

Consolidando los ingresos que tuvo la provincia (corrientes + de capital), los mismos fueron por un total de $19.268,9 millones, que equivalen a un 72,3% más que el mismo trimestre del año anterior. Ergo, el total de los ingresos tuvo un aumento real del 19% si lo contrastamos con el IPC de la región del NOA del período.

Los gastos corrientes totalizaron $13.675,6 millones, mostrando un incremento contra el mismo período del año 2020 del 37,1% que implica un descenso en términos reales comparando con el alza de precios regional del NOA del 5,3%.

Además, dicha variación estuvo muy por debajo del incremento de los recursos, que tuvo alza real.

También los elementos que componen el gasto corriente han tenido comportamientos variados.

Los Gastos de consumo totalizaron $9.314,3 millones (+39,2% interanual nominal y – 3,9% real). En este marco, el 79,1% de los mismos fueron en salarios y remuneraciones del personal provincial: este concepto totalizó un gasto por $7.371,6 millones y mostró un incremento anual de apenas el 28% nominal.

Por ende, el gasto en personal tuvo una retracción del 11,7% en términos reales. Es decir, los salarios crecieron por debajo del gasto en general y por debajo de la inflación, que no es otra cosa que haber realizado un fuerte ajuste en este concepto.

Observando por los diferentes componentes de este tipo de ingresos, la inversión real directa fue por $1.818,6 millones (+214,6% nominal interanual), pero sin detalle del tipo de inversión (que puede ser desde obra pública hasta compra de computadoras para oficinas públicas: sin saber el detalle es imposible determinar como se direccionó la inversión pública).

El gasto de capital totalizó $2.925,6 millones, mostrando un alto incremento nominal interanual: +276,2%, que va de la mano del alza de los ingresos de capital, detallados anteriormente.