Coparticipación: La Rioja recibió $5.285,4 millones y las transferencias crecen por encima de la inflación por décimo mes consecutivo

Las transferencias automáticas del Estado nacional a las provincias registraron un nuevo crecimiento durante el mes de mayo, y dicha racha alcista acumula llegó a los diez meses consecutivos de alzas de las transferencias.

En mayo, se distribuyó un total de $274.492,7 millones, registrando un crecimiento interanual del 59,7% a pesos
corrientes, que ajustados por alza de precios equivale a un incremento real del 7,4%.

Si bien se trata de un alza de importancia para los distritos, fue notoriamente menor a la observado el mes previo, que fue del 37% en términos reales.

En el caso de La Rioja, ingresaron a la provincia unos $5.285,4 millones, con un crecimiento a pesos corrientes del 64,8% interanual, y la expansión en términos reales fue del 10,6%, según un informe de la consultora Politikon Chaco en base a datos oficiales de la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales.

Observando los componentes que componen las transferencias automáticas para el caso riojano, la coparticipación federal totalizó $5.048,9 millones (95,5% del total de las transferencias automáticas) y mostró un crecimiento del 67,3% nominal (y +12,2% real) Por su parte, los recursos derivados de los leyes y regímenes especiales fueron por otros $191,2 millones.

En ese escenario, el Impuesto a los Bienes Personales sufrió una caída del 21,6% nominal respecto al año anterior, pero debe considerarse que AFIP estableció una prórroga de los vencimientos de mayo de este tributo, lo cual hizo descender el monto recaudado.

Del resto de los drivers, mostró aumentos reales el Impuesto a los Combustibles Líquidos (+27,1%), mientras que el referido al Régimen Simplificado para pequeños contribuyentes tuvo una caída real (-7,5%).

Finalmente, La Rioja recibió otros $45,3 millones en concepto de compensación del Consenso Fiscal.

Con este crecimiento, La Rioja acumula diez meses consecutivos de incrementos reales de las transferencias, que tocaron un techo en el pasado abril en términos de crecimientos porcentuales, pero en mayo registraron un récord en términos absolutos.

Sin embargo, la nota negativa es que, al medir las transferencias de mayo 2021 a pesos constantes, si bien fueron mayores a las de mayo 2020 (donde impacto fuertemente el escenario pandémico), quedaron por debajo del mismo mes de 2019, 2018 y 2017 (-17%; -15% y -2% respectivamente).

Recordamos que en mayo 2020 las provincias sufrieron la mayor caída del año de las transferencias automáticas (en La Rioja cayeron 25,6% en términos reales), por lo cual la recuperación en este 2021 en pesos constantes compensa la caída del año anterior, pero no logra superar a las de los años previos.

La prórroga de Bienes Personales tuvo mucho que ver en este punto (por este concepto, la provincia recibió en mayo $310 millones menos que en abril) y también, en menor medida, la establecida para el Impuesto a las Ganancias.

A su vez, acumulando los datos del período enero – mayo 2021, La Rioja percibió ya un total de $24.002,3 millones por transferencias automáticas: en términos reales, equivale a un crecimiento del 16,4% respecto al mismo período del 2020.

Resultados por jurisdicción

En mayo, todas las provincias mostraron incrementos reales, pero de diferentes magnitudes según el IPC regional. Para dar una mayor aproximación territorial al alza de las transferencias, se usan el IPC por regiones para hacer el cálculo de variación real usando una proyección para el mes de mayo en base al REM del BCRA.

En ese marco, y como se vienen destacando en los informes de los meses precios, las provincias patagónicas muestran los mayores incrementos, y las de Cuyo y NEA los menores.

En dicho escenario, la provincia de Misiones y la de Mendoza tuvieron el incremento más bajo del país. La Rioja se ubicó a mitad de tabla en guarismos similares al resto de las provincias de la región del NOA.

Una vez más, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires registró fuertes caídas reales a partir de la quita de puntos de coparticipación que estableció el Gobierno nacional en los últimos meses del 2020. De esa forma, la caída real de la CABA fue del 54,1% en comparación con mayo de 2020.