La Rioja, Santiago del Estero y Formosa con mayor carencia de medios para acceder a la información

La Rioja, Santiago del Estero y Formosa son las provincias que muestran la mayor carencia de medios para que sus habitantes puedan acceder a información local.

Así quedó establecida en una investigación – inédita en el país- fue impulsada por el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) y coordinada por Irene Benito, periodista de que se desempeña en el diario La Gaceta de Tucumán, y el apoyo del periodista Julio Perotti, desde Córdoba, integrante de la Comisión Directiva de FOPEA. Del trabajo participaron más de una veintena de periodistas y profesores durante siete meses. Fueron relevados 2,464 medios e identificados 13.597 periodistas de todo el país.

El estudio se basó en un cuestionario enviado a todos los medios relevados, a los que se les pidió que – de buena fe – contestaran preguntas de todo tipo: desde cuántos periodistas trabajan en sus distintas plataformas, hasta sus fuentes de ingreso.

Este relevamiento – que aclaran en FOPEA “no es un censo “- permitió construir un exhaustivo mapa de la situación del periodismo local en todo el país, que permite navegarlo por provincia y cada uno de los departamentos del país.

En el 48% de las localidades se encuentran desiertos informativos en condiciones sumamente débiles para el ejercicio del periodismo profesional, con provincias con una situación muy complicada, como La Rioja, Santiago del Estero y Formosa; frente al 25% de localidades consideradas como semidesiertos informativos, 17% semibosques y solo en el 10% de las localidades hay bosques de información local, con condiciones para ejercer un periodismo profesional activo.

En el Día del Periodista, FOPEA presentó un mapa del ecosistema periodístico nacional, con un relevamiento de los desiertos y los bosques informativos, que se puede consultar en el sitio web desiertosinformativos.fopea.org.

La entidad relevó 2.464 medios, con 13.597 periodistas en casi todo el país, donde viven 40 millones de habitantes.

A su vez, Formosa y Santiago del Estero, junto con Jujuy, San Juan y Tierra del Fuego, directamente no tienen departamentos en verde, como se identifica en el mapa interactivo de la investigación a los “bosques informativos”.

En 13 provincias, más de la mitad de los departamentos que las integran son desiertos informativos. Son, además de los distritos ya mencionados, Tucumán, Misiones, Salta, La Pampa, Santa Cruz, Catamarca, Chubut y la Ciudad de Buenos Aires.

Según la investigación, otro 25% de los departamentos son catalogados como “semidesiertos informativos”. Esta categorización implica que en esos lugares “la crítica corre peligro de extinción, si es que no ha sido completamente aplastada”. En estos sitios “puede haber medios y periodistas que desnuden abusos y cuestionen al poder, pero que enfrentan presiones altísimas, muchas veces ignoradas por la sociedad”.

El 17% de los 560 departamentos del país relevados por el trabajo entraron en la categoría de “semibosques”. Pero FOPEA advierte en el trabajo que “los territorios con categorías intermedias – “semidesiertos” y “semibosques” – son jurisdicciones frágiles, donde el periodismo enfrenta desafíos mayúsculos: fronteras débiles y, en algunos casos, ínfimas, separan a estas localidades de los desiertos informativos”.

“El periodismo es cada vez menos federal, y por lo tanto no existe una prensa local que sea el contrapeso de un periodismo que se hace desde el centro. El país se despierta en pandemia con los datos del AMBA”, sostuvo Fernando Ruiz, presidente de FOPEA.

“El periodismo local nunca ha tenido un gran desarrollo. Por eso ha dependido tanto históricamente de la publicidad oficial. Creemos que este mapa de los desiertos nos va a permitir trabajar para fortalecer aquellas zonas donde está peor, que son un 75 % de los departamento del país. Pero tenemos que salir del lamento constante. Este es un diagnóstico que nos sirve para ayudar a transformar el periodismo argentino a través de capacitación y propuestas concretas”, advirtió este profesor de periodismo de la Universidad Austral y autor de varios libros sobre la profesión y los medios.

De las conclusiones del estudio surge que casi el 48% de los 560 departamentos que componen el territorio argentino están situados en la “zona roja” del periodismo local, y constituyen “desiertos informativos”. Esto implica que la población que reside en ellos accede a información principalmente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y, en cambio, “viven en una sequía permanente de noticias relativas a su realidad próxima”.

La investigación destaca “la ausencia de información periodística respecto de cuestiones que inciden en la calidad de vida y en la ciudadanía condiciona la capacidad para tomar decisiones inteligentes en materia de salud, gobierno, educación, trabajo, seguridad o la Justicia. Los pobladores de los desiertos informativos están expuestos a padecer exclusiones y privaciones de derechos que disminuyen sus oportunidades de desarrollo”.

Por otro lado, advierte que “las barreras para exponer y acceder a información local producen la pérdida de la capacidad para instar debates democráticos en el seno de las comunidades, e incrementan la dependencia de medios y periodistas situados en otras jurisdicciones en línea con la idea de que una noticia sólo surtirá efectos si recibe exposición mediática nacional”.

Apenas el 10% de los departamentos fueron considerados “bosques informativos”. De este último grupo, las provincias que están en mejor situación son Mendoza, Córdoba y Santa Fe.

Esta categoría de “bosque informativo” implica que el periodismo puede ejercerse en condiciones adecuadas, que “hay diversidad y volumen de medios y periodistas, y posibilidades materiales de subsistencia que garanticen un nivel razonable de independencia del Estado y de los restantes poderes”.

Sin embargo, el estudio advierte que, aún en esas zonas, existe “un nivel preocupante de temor entre propietarios de los medios y periodistas, y dificultades crecientes para el ejercicio de las libertades de prensa y de expresión”.

Si bien el 10% de “bosques informativos” comprende a la mayoría de los núcleos urbanos más poblados – incluidos seis barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- , la investigación corroboró que “el periodismo local se degrada paulatinamente en los suburbios e, incluso, un nivel alto de desiertos en los vecindarios de la capital del país. A lo largo y ancho de la Argentina aparecen urbes muy populosas con escaso acceso a las noticias locales ”.

En la provincia de Buenos Aires, la más poblada y con mayor cantidad de medios relevados, 641, el 34% de los municipios son “desiertos informativos”, según el estudio. Esta jurisdicción concentra el 26% de la cantidad total de medios detectados. Y al igual que sucede en los cordones suburbanos de las ciudades más grandes del país, en el Gran Buenos Aires, “el 9.4% de los partidos son desiertos y el 28% son semidesiertos. En estas zonas viven más de cuatro millones de personas”.

En tanto, la Ciudad de Buenos Aires si bien tiene la mayor concentración de medios nacionales, se identificaron 25 barrios donde el periodismo local es “muy tenue y escaso”. Individualmente consideradas, estos barrios poseen mayor población que la mayoría de los municipios del resto del país.

La investigación y el mapa se pueden consultar en https://desiertosinformativos.fopea.org/