La provincia de La Rioja pedirá que se modifique el acta de defunción del obispo Angelelli

El secretario de Derechos Humanos de La Rioja, Délfor Brizuela, anunció hoy que la provincia pedirá al Registro Nacional de las Personas (Renaper) la modificación del acta de defunción del obispo Enrique Angelelli, asesinado hace 45 años en un hecho que agentes de la última dictadura cívico militar fraguaron como un accidente automovilístico.

“El acta de defunción fue labrada con mala intención por el juez Rodolfo Vigo de la dictadura militar. Era un documento que hablaba sobre un accidente y muerte natural. Hoy existe una condena firme para los asesinos de Angelelli y ese documento debe ser modificado”, señaló Brizuela en declaraciones a la prensa local

El 4 de agosto de 1976, monseñor Angelelli era asesinado a manos de efectivos del Tercer Cuerpo de Ejército, comandado por el genocida Mario Benjamín Menéndez, quien hace siete años resultó condenado a prisión perpetua por ese crimen junto con Luis Fernando Estrella.

“Esta mañana presentamos la nota y esperamos que en poco días nos den la certificación para seguir avanzando en la modificación del acta”, aseguró el funcionario.

El secretario anunció que “muy pronto comenzará en la justicia el juicio por el asesinato de Wenceslao Pedernera, que todavía no ha sido resuelto”.

“Wenceslao fue el primer laico mártir asesinado por la última dictadura militar, igual que los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longeville, por seguir las enseñanzas de nuestro obispo Angelelli, que nos predicaba “viviendo una vida con un oído en el pueblo”.

El ministro de Cultura, Tristán Bauer, y el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, participarán hoy del homenaje en La Rioja a monseñor Enrique Angelelli, al cumplirse 45 años de su asesinato por parte de la dictadura cívico-militar.

Bauer y Pérez Esquivel partieron esta mañana rumbo a La Rioja, donde visitarán la Gruta de los Mártires en Bajo de Luca, donde fueron asesinados los sacerdotes Calos de Dios Murias y Gabriel Longueville, según se informó oficialmente.

Más tarde, concurrirán a la parroquia El Salvador, donde descansan los restos de los “Mártires de Chamical” y visitarán a la ermita de monseñor Angelelli en Punta de los Llantos.

Por último, asistirán a la presentación de la Orquesta Infanto Juvenil “Enrique Angelelli”, parte del Programa Andrés Chazarreta del Ministerio.

El 4 de agosto de 1976, monseñor Angelelli era asesinado a manos de efectivos del Tercer Cuerpo de Ejército, comandado por el genocida Mario Benjamín Menéndez, que fraguaron su muerte como un accidente automovilístico.

Nacido en 1923 en Córdoba, ingresó con apenas 15 años al seminario y a fines de los años 40 fue enviado a Roma, donde fue ordenado como presbítero en el Pontificio Colegio Pío Latino Americano de Roma, en Italia.

Con un estilo franco, llano y directo, el religioso vinculó desde los comienzos su tarea pastoral con los sectores más humildes también en la provincia de La Rioja.

Su popularidad era tan grande que sus misas dominicales desde la catedral de la capital riojana eran transmitidas por radio para toda la provincia.

Aunque no integraba el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo (MSTM), Angelelli proponía desde La Rioja un diálogo con estos sectores.

El clima de represión se intensificó en La Rioja tras el golpe del 24 de marzo de 1976, y los sacerdotes que respondían a Angelelli eran blancos del terrorismo de Estado.

El 18 de julio, los sacerdotes Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias fueron torturados y asesinados en la localidad de Chamical, donde cumplían sus deberes religiosos.

Dos semanas después, Angelelli decidió viajar a Buenos Aires con el propósito de denunciar estos crímenes y del campesino católico Wenceslao Pedernera, ocurrido quince días antes.

El obispo se trasladaba en una furgoneta que tras ser encerrada por un auto, volcó a la altura del paraje Punta de los Llanos, en la ruta 38.

Con el retorno de la democracia, el juez de La Rioja Aldo Morales reabrió el expediente y dictaminó que la muerte de Angelelli se trató de “un crimen fríamente calculado y esperado por la víctima”.

Sin embargo, las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, y los indultos del presidente Carlos Menem impidieron que las investigaciones continuaran contra el general Luciano Benjamín Menéndez, titular del Tercer Cuerpo de Ejército durante el terrorismo de Estado, y los militares José Carlos González, Luis Manzanelli y Ricardo Román Oscar Otero.

En 2005, la derogación de esas leyes permitió que el crimen se investigara como delito de lesa humanidad, y cinco años más tarde se imputó en el expediente al exdictador Jorge Rafael Videla, a Luciano Benjamín Menéndez y a otros doce militares y policías.

El 4 de julio de 2014, Luis Fernando Estrella y Menéndez fueron condenados a cadena perpetua por el crimen de Angelelli.

Un año antes, con la venia del papa Francisco, se inició el proceso de beatificación de Angelelli, Longueville, Muria y Pedernera, que concluyó el 27 de abril de 2019 con una ceremonia realizada en La Rioja.