El interbloque Federal buscará mantenerse como tercera fuerza de la Cámara de Diputados

El interbloque Federal buscará ratificar su condición de tercera fuerza en la Cámara de Diputados, tras las elecciones legislativas de noviembre próximo y, para eso, no sólo aspira a retener las 6 bancas que pone en juego del total de 10, sino también a sumar al espacio parlamentario figuras como las de la santafesina Mónica Fein, del bonaerense Florencio Randazzo o de la cordobesa Natalia de la Sota.

Con diez integrantes, el interbloque Federal es la tercera fuerza de una Cámara de Diputados en la que ni el Frente de Todos (120) ni Juntos por el Cambio (115) tienen autonomía para alcanzar el quórum de 129 legisladores necesarios, que permite abrir una sesión u obtener mayoría simple a la hora de votar proyectos.

La bancada, que reúne a los cuatro integrantes de Córdoba Federal; a los tres de Consenso Federal; al del Justicialismo; al Progresista y al Socialista, inició el período parlamentario 2019-2021 con once miembros, pero la semana pasada perdió a su líder, el bonaerense Eduardo ‘Bali’ Bucca, que formalizó en materia legislativa lo que semanas antes había concretado en el plano político electoral: su pase al Frente de Todos.

En las elecciones generales del próximo 14 de noviembre el interbloque Federal pondrá en juego seis de esas bancas: la de los cordobeses Alejandra Vigo; Paulo Cassinerio y Claudia Márquez; la del progresista Luis Contigiani; la del justicialista salteño Andrés Zottos y la del lavagnista Jorge Sarghini, de Consenso Federal.

Permanecerán en la Cámara por dos años más: Graciela Camaño y Alejandro ‘Topo’ Rodríguez, de Consenso Federal; Enrique Estévez, del Socialismo y Carlos Gutiérrez, de Córdoba Federal.

De las tres bancas que pone en juego en Córdoba, el distrito donde más arriesga, la fuerza política del gobernador Juan Schiaretti pretende conservar el número -o a lo sumo perder un solo escaño-, teniendo en cuenta que el resultado de las elecciones de 2019 fue muy inferior al del 2017 para el tramo legislativo de la boleta del espacio, confiaron fuentes partidarias.

Otras dos bancas, como mínimo, proyecta obtener en la provincia de Buenos Aires con la boleta de ‘Vamos por vos’, que encabeza el exministro de Transporte Florencio Randazzo.

También, el interbloque Federal podría mantener su decena de diputados nacionales con el aporte del socialismo santafesino, si no se da una extrema polarización entre el oficialismo y Juntos por el Cambio (JxC) en los resultados electorales de ese distrito.

Además, el espacio parlamentario que desde hace una semana conduce Rodríguez -reemplazó a Bucca- no descarta la hipótesis de sumar a algún diputado que ingrese a la cámara baja por acuerdos electorales con el Frente de Todos (FdT) o con JxC, pero que a nivel legislativo decida mantenerse con independencia de esas bancadas y, en ese sentido, considera que hay numerosos antecedentes.

Además de buscar mantenerse en un número similar de bancas que le permita continuar como tercera fuerza de la Cámara, en el interbloque Federal se ilusionan con los nombres que ingresarían al espacio para darle lo que ellos definen como «volumen cualitativo».

El mencionado Randazzo; la ex intendenta socialista de Rosario Mónica Fein; y la vicepresidenta de la Legislatura cordobesa, Natalia de la Sota, son los nombres que se mencionan puertas adentro del interbloque en ese sentido.

Por otra parte, como espacios minoritarios de la Cámara baja están el Frente de la Concordia de Misiones, que pone dos de sus tres bancas en juego y aspira al menos a renovar una; Juntos Somos Rio Negro, que mantiene un diputado y busca sumar otro; el Movimiento Popular Neuquino, que intentará revalidar su único escaño parlamentario y la Izquierda, que pone sus dos lugares en juego.

Con mandato hasta 2023 continuará el riojano Felipe Álvarez, que a fines de 2019 ingresó formando parte del interbloque PRO y luego armo bloque propio –Acción Federal-.

Además, finalizan sus mandatos en diciembre, la tucumana Beatriz Ávila, del Partido Justicia Social; el santacruceño Antonio Carambia, de Acción Federal, y el sindicalista Pablo Ansaloni, de Peones Rurales e integrante de Unidad Federal para el Desarrollo, los tres con participación parlamentaria en Cambiemos durante los dos últimos años del gobierno de Mauricio Macri (2017-2019).

Otro que no seguirá como diputado nacional es el mendocino José Luis Ramón, que ingresó a la Cámara como aliado de Martín Lousteau, entonces en sintonía con el bloque Cambiemos, y que luego formó su propio bloque -Unidad para el Desarrollo-, para finalizar acordando electoralmente con el Frente de Todos en su provincia, hace pocas semanas.