Las recaudaciones provinciales, al primer semestre, muestran un importante crecimiento

Las recaudaciones provinciales, al primer semestre del 2021, muestran un importante ritmo de crecimiento, motivadas particularmente por la base comparativa, y en ciertos casos, ciertas modificaciones tributarias que elevaron la presión fiscal.

Antes de entrar en detalles de los resultados, cabe detallar que, del total de 24 distritos subnacionales, hay cuatro que no publican sus cifras de recaudación (Chubut.

Corrientes, La Pampa y Santiago del Estero), a la par que hay una (Santa Fe), cuyos datos publicados llegan a mayo del corriente año.

Por ello, este informe se centra en los resultados correspondientes a las 19 jurisdicciones con datos actualizados al período de referencia.

El total de la recaudación provincial para ese grupo de distritos, al primer semestre del 2021, llega a los $943.767 millones: medidos en pesos corrientes, muestran un alza del 71,9% respecto a igual período del 2020. Ahora bien, si dicha cifra se deflacta por IPC (se toman para el análisis los IPC regionales que corresponden a cada distrito), la suba en términos reales es del 19,4%.

Los desempeños por jurisdicción son heterogéneos: se observan picos de crecimiento en Misiones (+111,5% interanual) y pisos en Mendoza (+52,9% i.a).

En términos generales, la primera observación que surge del análisis de los datos es que las provincias del norte argentino muestran mejores desempeños: además de la mencionada Misiones, que es líder a nivel nacional en el acumulado del primer semestre del año, le siguen La Rioja (+106,3%), Formosa (+93,7%) y Jujuy (+93,2%). Por ende, provincias del Norte Grande ocupan los primeros cuatro lugares de crecimientos interanuales a pesos corrientes.

En el otro extremo, vemos que provincias patagónicas registran una velocidad menor de crecimiento: entre las cinco subas más débiles, tres son de dicha región: Neuquén, Río Negro y Santa Cruz, que se suman a Mendoza y Córdoba para completar ese listado.

La excepción patagónica (considerando el hecho de que Chubut no entra en el análisis al no tener datos disponibles) es Tierra del Fuego, que se diferencia de sus provincias hermanas de la región y registró el quinto mayor incremento nominal del país, debajo de las cuatro citadas para el caso del norte.

El posicionamiento en el ranking nacional no es muy distinto al observar las evoluciones medidas en moneda constante. En este punto, se debe volver a destacar el hecho de que se consideran los IPC regionales para realizar los cálculos, razón por la cual hay ciertos cambios (aunque menores) en la ubicación de los distritos en el ranking, producto de tener impactos de inflación distintos de acuerdo a la región geográfica correspondiente, destacando en este punto el hecho de que todas las jurisdicciones tuvieron alzas reales.

El top 5 de mayores incrementos se compone de las mismas provincias, pero con un cambio en el orden: Misiones y La Rioja sostienen sus mismas ubicaciones (+42,9% y +40,4%, real, respectivamente), pero en este punto Jujuy pasa a ocupar el tercer lugar (por menor impacto de alza IPC NOA respecto a NEA), desplazando a Formosa al cuarto lugar. Tierra del Fuego, por su parte, conserva el quinto lugar.

En el lote de las provincias del fondo de la tabla, también vemos cambios: los últimos dos lugares (es decir, los crecimientos más débiles) se mantienen igual: Mendoza (+3,8%) y Santa Cruz (+10,4%), pero vemos que Neuquén sale de este listado e ingresa San Juan, debido a mayores impactos de alza de IPC Cuyo respecto al de la región pampeana.

Por supuesto, las grandes provincias concentran la porción más grande dentro del total de la recaudación, mirando la misma en valores absolutos. Entre la provincia de Buenos Aires y CABA, representan el 64,1% del total de las 19 jurisdicciones relevadas. Si agregamos a Córdoba y Mendoza, concentran entre estas cuatro el 77,7% del total. No se contabiliza a Santa Fe (que ingresaría a este lote) por la falta de datos ya mencionada.